X
Opinión >

Carta de Ashotel a los Reyes Magos > Jorge Marichal

   

Queridos Reyes Magos, este año nos hemos portado bien; hemos sido buenos y estamos aprovechando, de forma razonable, la situación de inestabilidad de otros destinos competidores, además, sólo se han producido incrementos moderados en los precios (algo que los turoperadores deberían tener en cuenta). Estamos recibiendo, con nuestra mejor sonrisa, a los visitantes que están llegando a Canarias huyendo de otros países que creían más baratos y mejores, tratándolos con mucho respeto, como si fuesen nuestros mejores clientes de toda la vida.

Nos va la vida en ello. Además, nos hemos convertido en el único sector que está manteniendo a raya la crisis y, a pesar de que muchos se empeñan en tacharnos de huraños, la realidad es que somos los únicos que estamos tirando verdaderamente de la economía y del empleo.

Estamos apostando por estas Islas como nunca y nos sentimos muy comprometidos con nuestro pueblo. Si todo va bien y nos concedes los regalos y deseos que pedimos, podremos ayudar a otros sectores a salir del bache en el que desgraciadamente se encuentran; renovando nuestros establecimientos también lograremos situarlos a la cabeza de los destinos turísticos de primer orden a nivel mundial.

Tras este prólogo comienza nuestra lista de peticiones a los Reyes Magos. En primer lugar, nos gustaría que entendiesen que estas Islas no son concebibles sin contar con el sector al que representamos, cuestión que parece evidente y que, a pesar de ello, aún hay muchos que no lo entienden. Nos gustaría que nos tuviesen en cuenta a la hora de tomar decisiones que nos afectan directamente, como, por ejemplo, con qué presupuesto se cuenta para este sector y cómo se va a gastar.

Muchas veces nos hacemos este sincero planteamiento: ¿de qué nos sirve estar en los consejos de Promotur, patronatos insulares de turismo, Turespaña, etc, si solo estamos de manera testimonial para reunirnos y aprobar la gestión que otros hacen sin ni siquiera consultarnos e informarnos debidamente? Sabemos y entendemos que hay menos dinero, y lo aceptamos; pero no permitiremos que el poco capital del que disponemos se gaste en réditos políticos y no económicos. Comunicamos a través de esta carta que nos gustaría que contasen con nosotros; tenemos mucho que aportar y queremos hacer crítica, pero siempre constructiva. Nos agradaría que hiciesen algo con empresas públicas como Hecansa, que pierden dinero y hacen la competencia en precios a todos los establecimientos que pagamos impuestos. Hay que recordar, y tener muy en cuenta, que los presupuestos también salen de nuestros impuestos. Algunos creen que ese dinero lo ponen ellos de su bolsillo o que se genera espontáneamente.

La iniciativa privada es la que aporta el cien por cien del presupuesto, aun así nos piden ayuda y estamos siempre dispuestos a colaborar en la medida de lo posible. Majestades, seguro que sabéis que vivimos de nuestro clima y de nuestras costas; nos gusta diversificar nuestro producto y vender nuestras medianías, nuestros volcanes, cultura y gastronomía, pero, por favor, no hay que olvidar que eminentemente somos un destino de sol y playa.

Por todo ello, os pedimos que seáis más sensibles con el uso de nuestras costas y que permitáis que las utilicemos, siempre y cuando sea de una manera controlada y sostenible.

Queremos más playas de arena blanca, más marinas, que de una vez por todas desaparezcan las ya inutilizadas jaulas marinas de los alrededores de los núcleos turísticos y que podamos hacer eventos en nuestras playas. Las costas son nuestro principal recurso y debemos aprovecharlo desde el equilibrio y la sostenibilidad. Queremos una reforma laboral justa; nos encantaría también que todos entendiésemos que nuestras empresas no son sostenibles con unos índices de absentismo laboral tan alto. Con esto lo único que conseguimos es tener unos costes laborales muy elevados, estar obligados a vender más caro y perder competitividad frente a otros destinos que no tienen las protecciones y beneficios sociales con los que nosotros, afortunadamente, contamos.

Todos sabemos lo que queremos decir con esto. No es justo para el resto de trabajadores que sí cumplen sus obligaciones; tampoco lo es para su empresa y para nuestra sociedad; si abusamos del sistema acabaremos con él. También necesitamos muchos aviones y que, sobre todo, los pilotos, controladores, etc. sean razonables y entiendan que la situación ha cambiado y que ellos deben de colaborar no haciendo cosas en contra del sector.

Quisiéramos también participar en la gestión de nuestros aeropuertos para poder hacerlos más rentables, atractivos y competitivos. Si eso se hace bajando las tasas, pues hagámoslo. Por favor, que en El Hierro, el volcán se convierta en una atracción turística y que la Isla recupere todo lo que ha perdido. Por último, nos gustaría que todos siguiéramos haciendo un esfuerzo en la actualización de las infraestructuras en los núcleos turísticos, poniéndolas siempre al día.

* Presidente de Ashotel