X
sucesos >

Condenado a 8 meses de prisión por agredir a su mujer en plena calle hasta dejarla inconsciente

   

EUROPA PRESS | Castellón

La Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a ocho meses de prisión a un hombre por agredir a su esposa en plena calle y propinarle bofetones y patadas hasta dejarla tendida inconsciente en el suelo hasta que varias personas que estaban en la zona avisaron a la policía.

Así consta en la sentencia de fecha 16 de noviembre recogida por Europa Press, en la que el tribunal desestima el recurso de apelación del procesado, que alegaba la falta de una prueba de cargo para la condena, basada en el testimonio de una testigo de la agresión.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 3 de abril pasado en las inmediaciones de la Feria de Castellón situada en la Avenida del Mar, cuando la pareja comenzó a discutir y el hombre agarró del pelo a la mujer y le asestó diversos golpes mientras ésta pedía ayuda a los transeúntes.

A pesar de que la mujer agredida no presentó denuncia contra su marido ni quiso recibir asistencia médica, el juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Castellón dictó un auto por el que prohibía al acusado acercarse a menos de 200 metros de la mujer, su domicilio y su lugar de trabajo, extremos que mantiene ahora la sentencia de la Audiencia Provincial.

Durante la celebración del juicio, tanto el acusado como la agredida negaron los hechos, por lo que el tribunal ha reclamado la remisión del acta y de una copia de la grabación del mismo al Decanato para que se comunique al juzgado de Instrucción correspondiente “por si los hechos fueran constitutivos de un delito de falso testimonio” por parte de la mujer.

Tras la sentencia del juzgado, el procesado interpuso un recurso de apelación fundamentado en un error en la valoración de la prueba y pone en duda la “incredibilidad subjetiva” del testimonio de la testigo, un extremo que la Audiencia niega, al calificarlo de “claro y contundente, que no deja el menor margen de duda sobre la realidad expuesta”.

Asimismo, destaca que también se ha tenido en cuenta el testimonio de los agentes de policía que se personaron en el lugar “y vieron directa y personalmente el estado que presentaba” la mujer, con “sangre en la nariz, ropas manchadas y pelo revuelto”, sin que el acusado haya explicado el porqué de este “lamentable estado físico” de su mujer, si es que “se había caído trágicamente de alguna atracción de feria, le acababa de atropellar un coche o estaba embriagada hasta perder el equilibrio”.