X

Cuando el tiempo es un aliado

   

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

Cándido López, director de Producciones Oye, y Celso Gómez, de Achamán. / JAVIER GANIVET

“Creo que el secreto de la longevidad de Achamán se halla, precisamente, en que sus miembros nunca se marcaron como objetivo alcanzar el éxito, sino otro reto mucho más importante: divertirse con su música y divertir a la gente que la escucha”. Quien esto afirma es Cándido López, director gerente de Producciones Oye, la compañía que se ha encargado de sacar a la calle el nuevo trabajo discográfico, Con el alma en la música, de este grupo centrado en la música popular de las Islas, pero que también, casi desde siempre, quiso fijar su mirada -y sobre todo, su oído- en otros ritmos, en otras culturas.

“El tiempo se nos ha pasado volando -apunta Celso Gómez, director de Achamán, durante esta charla con DIARIO DE AVISOS-: parece mentira que fuera hace 35 años, con pantalones cortos y en el Barrio Nuevo de La Laguna cuando empezamos a tocar y poco después a presentarnos en conciertos, y algo más tarde a hacer los primeros discos…”. “Pero bueno -agrega Gómez-, aquí estamos, con aires renovados y con muchas ganas de hacerlo bien en la celebración de este aniversario”.

Una efeméride que, como se ha apuntado ya, se plasma ahora en el álbum Con el alma en la música. Este trabajo es, de alguna manera, el fruto de la gira que ha realizado el colectivo por diversos municipios de las Islas en colaboración con el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife. “Durante la misma -comenta Cándido López-, Achamán fue presentando gran parte de las canciones que incluye este proyecto, que fueron poco madurando, rodándose ante el público canario”. “Pero además -agrega el productor tinerfeño-, la gira sirvió para escuchar a algunos de los mejores solistas que hay en cada rincón de las Islas. Se trató de artistas consolidados, con una extensa trayectoria, pero también de gente muy joven, que viene a constatar que nuestro folclore cuenta con un gran porvenir”, subraya López.

En Con el alma en la música, Achamán ha querido, una vez más, reivindicar la música canaria, y con esa idea ha vuelto a grabar folías, malagueñas o aires de Lima. Un objetivo que no es excluyente, y por eso el disco también cuenta con otro tipo de sonoridades, como las que están presentes en Que no se rompa la noche, Luz de luna o Volver. “Éste es un tema al que le tenemos mucho cariño -comenta Celso Gómez-, porque nunca habíamos cultivado un género como el tango”. “En definitiva -añade el director de Achamán-, creo que nos ha salido un disco con mucha frescura, donde nos hemos superado en el aspecto técnico gracias a la labor desarrollada en los estudios Arena Digital y con Producciones Oye”.

Las colaboraciones

“Por fortuna, en nuestro grupo tenemos gente que musicalmente es capaz de hacer de todo -continúa Gómez-, pero también hemos querido enriquecer este disco con las aportaciones de grandes artistas que además son amigos”. Y en este apartado el director de Achamán y Cándido López mencionan al acordeonista Jeremías Martín, que ha participado en la grabación de Volver; a Ignacio Borrego, que ha tocado la vihuela en Luz de luna; a Wilmer Rodríguez (cuatro), a El Morocho, al trompetista José Martín, o a la cantante Virginia que colabora en una folía y en Piensa en mí.

Una de las constantes de Achamán en estas tres décadas y media de historia ha sido la renovación, la entrada y también la salida de músicos para engrosar las filas de otros conjuntos, sin que ello resintiera la calidad del grupo. “Siempre hemos estado muy orgullosos de portar ese título de Jóvenes Sabandeños”, subraya su director. “Desde el principio nos lo tomamos como un orgullo y como un reto -asegura-, porque Los Sabandeños no han sido otra cosa que quienes han abierto las puertas de todo el mundo al folclore de nuestra tierra, y por eso, nuestra contribución a llevar la manta esperancera por los escenarios es algo de lo que estamos muy satisfechos”.

Al hablar de nuevos proyectos, Celso Gómez y Cándido López se muestran muy prudentes, “los tiempos no son nada fáciles para el mundo de la cultura”, comentan. Sin embargo, el director de Producciones Oye alude a una iniciativa con la que ambos se encuentran muy ilusionados. “Hace poco tiempo -explica Cándido López-, tuvimos la extraordinaria oportunidad de organizar en el Teatro Guimerá un concierto conjunto entra Achamán y la Banda Municipal de Música de Santa Cruz de Tenerife, dirigida por Felipe Neri Marrero”. “Y justo durante esa velada -prosigue-, que a mi juicio forma parte de las cosas más importantes que ha hecho Achamán, surgió la idea de desarrollar un nuevo proyecto para el que queremos contar además con la Banda Municipal de Música de Las Palmas de Gran Canaria. Nuestro deseo es que se pueda hacer realidad el próximo año y que incluya además una gira de conciertos interpretando nuevas canciones”.

Tres décadas y media de recorrido dan para muchas reflexiones. Por ejemplo, para mirar atrás y darse cuenta de que el tiempo ha pasado muy deprisa. Pero también para observar el pasado sin tristeza, como señala Celso Gómez, sino como un punto de apoyo para encarar lo que resta “llenos de ilusión”.