X

Cuatro atropellos graves confirman un mes negro en las vías tinerfeñas

   

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Hasta cuatro personas resultaron ayer heridas de gravedad en sendos atropellos acaecidos en distintos puntos de las vías de Tenerife.

Tan insólita acumulación de siniestros relacionados con la seguridad vial confirma la impresión de que, tras meses y meses de mejoría en las estadísticas relacionadas con este tipo de sucesos, diciembre se asienta como un mes negro dada la reiteración de accidentes de tráfico en la Isla con resultados de esta características y hasta mortales

En cuanto a las víctimas de los cuatro atropellos de ayer, son todos varones, la importancia de sus lesiones obligaron a su inmediato traslado a distintos centros hospitalarios y los accidentes se reparten por todo Tenerife.

El primero se registró a las 9.50 horas en las inmediaciones de la Playa del Duque (Adeje), resultando lastimado un hombre de 62 años con un traumatismo en miembro inferior de carácter menos grave.

Peor suerte corrió el varón de de 60 años de edad que sufrió politraumatismos de carácter grave cuando fue arrollado por un vehículo en las capitalinas Ramblas de Santa Cruz, en suceso acaecido a las 13.20 horas. Apenas 18 años de edad tiene el tercer afectado, un joven que fue atropellado en la calle de la Vera (San Juan de la Rambla) a las 18.02 horas y al que se le diagnóstico un traumatismo en miembro inferior de carácter grave.

El último de la serie es el más preocupante, ya que la víctima tiene 94 años de edad y sufrió un traumatismo craneoencefálico de carácter grave al ser atropellado a las 19.12 horas en la avenida de Santa Cruz en San Isidro (Granadilla de Abona). Por lo que respecta al balance de diciembre y a la espera de que se den a conocer las estadísticas oficiales, las carreteras tinerfeñas han sido testigo de una desgracia tras otra.

A este respecto cabe recordar, entre otros, el caso del baloncestista del Meridiano Santa Cruz (Liga EBA), Alberto Delgado, que con apenas 27 años de edad sigue en coma inducido y estable dentro de las gravísimas heridas que sufrió al salirse su vehículo de la TF-5 en la madrugada del pasado domingo. Similar conmoción causó la muerte de un joven director de un centro escolar que, a sus 32 años, fue atropellado por otro vehículo cuando se bajó del suyo para auxiliar a los ocupantes de un tercero que ardía en la TF-1 hace ahora una semana, en un siniestro en el que se vieron envueltos hasta siete coches.

No menos luctuoso fue el fallecimiento del motorista de 45 años de edad que se estrelló el pasado día 9 contra una palmera ubicada en la calle Ramujo, en Cabo Blanco.