X
papas & chips > Elba Navarro Peñate

Derby a la americana > Elba Navarro Peñate

   

La rivalidad entre el Real Madrid y el Barcelona no es nueva para ninguno de nosotros, lo que sin duda sorprende es que llegue a Washington DC.
Hace unos días comíamos en el Restaurante Jaleo, propiedad del reconocido Chef español José Andrés. Allí, además del aroma de su exquisita cocina en la por cierto, se cuecen papas arrugadas y conejo al salmorejo, se respiraba el ambiente del partido más importante del año, o eso dicen: El Madrid-Barça. Para serles sincera, no me sorprendió que en un restaurante español entre vinos y tapas se hable de fútbol o concretamente del Barça, muy a mi pesar que soy 100% merengue… pero lo que sí sorprende es que la conversación se repita en un McDonalds del barrio chino de Washington DC. Les pongo en situación, acabábamos de pedir una cenita de esas bajas en calorías propias de estos establecimientos cuando Akim, empleado oriundo de Irak, nos pregunta si somos españoles en un curioso inglés con acento Árabe, tras decirle que sí y aún con las papas fritas en la mano, ¡nos canta la alineación completa del Real Madrid de hoy y la de hace 5 años! Aún no habíamos salido del asombro cuando una voz proveniente del final de la cola rompe el silencio diciendo: “¿Pero son del Madrid? Bah” Nos dimos la vuelta y ahí estaba él, un culé de bandera que no dudó en arremeter contra Mourinho sus tácticas de entrenamiento y lo poco que se apoya en la cantera, “debería aprender de Guardiola” afirmó. Akim le dijo que como el Real Madrid no había ningún equipo dijera él lo que dijera y que Cristiano era el mejor jugador del mundo.
Resulta curioso escuchar como el sueño de estos jóvenes afincados en Estados Unidos es ir a conocer el Bernabeu o el Camp Nou.
El seguidor del equipo azulgrana nos contó que viajará próximamente a España a hacer realidad su sueño pero que antes pasará por Madrid. Su intención es ir a visitar el campo merengue con una camiseta del Barça…ya lo ven, la mala leche no sabe de fronteras. Allá él y su pellejo al que parece no tener mucho aprecio…
Sea como fuere es gratificante ver lo grande que es el fútbol y hasta dónde puede llegar la rivalidad entre las aficiones de dos de los mejores equipos del mundo. Eso sí, sin olvidarnos de que es un deporte y las disputas se quedan en el campo.