X
santa cruz >

Devolver al arte su color natural

   

[apunte]Elisa Campos ya ha retirado el barniz amarillento a dos de los cinco lienzos de la sala. En estos momentos, da estuco a donde falta la pintura que será reintegrada. / Fotos: Fran Pallero[/apunte]

ÁNGELES RIOBO | Santa Cruz de Tenerife

Subida en el andamio del arte. Así pasa su jornada laboral la restauradora Elisa Campos. Esta profesional se encarga de la puesta a punto de los cinco lienzos que dan vida a las paredes del salón Martín González, del recien reformado Iberostar Grand Hotel Mencey, que hoy se reinaugura de manera oficial en Santa Cruz.

“Muchos me preguntan que qué les hago a los cuadros porque, aparentemente, están en buen estado, pero no es así. Les cubre una película amarillenta, efecto del paso del tiempo en el barniz de resina natural, la suciedad, los excrementos de insectos y el propio uso que se le ha dado al salón. Hay que tener en cuenta que los cuadros llevan aquí más de 60 años”, explica la restauradora con más de veinte años de experiencia.

El trabajo de Elisa consiste en devolver los óleos a su estado natural. Para ello utiliza meticulosas técnicas en la superficie del lienzo y se cuida de que no parezca que han sido restaurados. “Primero hay que eliminar el antiguo barniz de la superficie de los lienzos. Luego se les da estuco -solo donde hay falta de pintura-, se reintegra el color y, finalmente, se les imprime el barniz, que será acrílico”, detalla.

Los lienzos de Manuel Martín González (de ahí el nombre del salón noble donde están) plasman parajes de Tenerife que conforman la iconografía de su creador. Las Cañadas, El Teide, el barranco y el caserío de Masca y el acantilado de Los Gigantes son los paisajes que visten las paredes del salón.

Los cinco óleos en restauración fueron creados a propósito para decorar la estancia, situada a la entrada del hotel, cerca de la recepción. Pudieron ser vistos por primera vez el 8 de marzo 1950, cuando se inauguró el emblemático establecimiento hotelero.

[apunte]

Una sala para causas nobles

Martín González es el nombre del salón más noble del Iberostar Gran Hotel Mencey. “En esta sala se han firmado y roto pactos de Gobierno”, destaca el director del establecimiento hotelero, Daniel Cañibano. El salón está ubicado en la parte baja del hotel, en la zona denominada edificio viejo, que es Bien de Interés Cultural. Por ello, la reforma ha mantenido el estado original. “La sala se echó abajo y quedó en bloque visto. La carpintería y los yesos se han hecho nuevos porque estaban muy deteriorados, pero las lámparas y los muebles son los mismos. Han sido restaurados y retapizados”, explica Cañibano. El director recuerda que antaño “el salón se maltrató mucho. Aquí se fumaba y se han hecho hasta paellas. Uno de los cuadros tenía un orificio de un destornillador”, lamenta. Ahora se utiliza como salón de lectura, reuniones, ruedas de prensa y para efectuar el check-in a los grupos grandes.

[/apunte]