X
La última (columna) >

Discurso de investidura: sinopsis > Jorge Bethencourt

   

Ejercicio número uno: Microeconomía y Asignación de Recursos.

Planteamiento: una familia media se encuentra con graves problemas económicos. El padre reúne a todos en torno a la mesa del comedor y expone el problema. En el trabajo le han reducido el salario un 20% y ha pasado de cobrar 1.200 euros a 960. Los ingresos de la madre por el paro sólo llegan a 600 euros. Y la pensión del abuelo es de 420 euros. Así que los ingresos totales de la familia ascienden a 1.980 euros.

El colegio de los tres niños, la hipoteca, los gastos de la casa y la cesta de la compra hacen que sobre algo de dinero para gastos extras. Pero hay un problema, el paro se acaba y la madre no encuentra trabajo.

Y con 1.380 euros la familia no puede llegar a fin de mes. Así que el padre somete a debate qué acciones tomar.

Solución conservadora: al abuelo se le busca plaza en un centro público (aunque no hay plazas, éste es otro problema) para que haya uno menos para comer. La madre asume los trabajos de la casa en su totalidad. El hijo mayor y el mediano compatibilizan sus estudios trabajando por las tardes como camareros en el bar de un conocido.

El padre intentará buscar chapuzas para ingresar más dinero. Se acabó el cine en Meridiano, los partidos del Tete y el abono al Canal Plus. Tampoco se saldrá a comer fuera los domingos al chiringuito de La Esperanza.

Solución progresista: todos seguirán colaborando en las tareas de casa, porque que sea sólo la madre es claramente machista.
Al abuelo se le manda a un centro público. Para compensar la pérdida de ingresos del paro de la madre, se le pedirá al banco una ampliación de la hipoteca y así durante un año se podrá utilizar el dinero para los gastos de la casa.

Aunque así pueden perder la vivienda a medio plazo, se mantiene el nivel de vida de la familia y, total, en un año puede que la madre encuentre trabajo o el padre consiga uno más.

Mejor respuesta elegida para la prueba: el padre es un iluso si cree que el banco les va a ampliar la hipoteca. La madre tiene pinta de no pegar un clavo. Y los tres hijos están mentalmente dañados si van a ver al Tenerife. Claramente van a perder la casa.

En los dos casos la familia está jodida. Excepto el abuelo, si se va.

@JLBethencourt