X
SANTA CRUZ DE LA PALMA >

El Ayuntamiento cobraba el agua, pero no le pagaba a Canaragua

   

El Ayuntamiento de Santa Cruz ahora tiene previsto ceder el cobro del agua a la empresa. / DA

DAVID SANZ | Santa Cruz de La Palma

Las arcas del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma sufren un continuo estado de excepción, sacudidas por las deudas que van emergiendo como fantasmas amenazantes en los distintos ámbitos municipales y que ponen en cuestión la sostenibilidad económica de la propia Corporación.

Una de las últimas sorpresas en esta línea es la deuda del Ayuntamiento con la empresa que lleva la gestión del servicio del agua en la capital palmera, Canaragua.
Pese a que todavía no se ha dado por reconocida el total de la deuda, por lo que no hay una cifra exacta, fuentes municipales consultadas por este periódico hablan de que alcanza alrededor de 1,5 millones de euros.

Esta deuda la ha contraído el Ayuntamiento con la empresa porque, pese a cobrar el dinero del agua de abasto público, no se lo entrega a Canaragua, tal y como está estipulado. Es decir, cobraban el dinero de la tasa del agua pero ,en lugar de entregarselo a la empresa, esos fondos se empleaban en hacer frente a una serie de gastos urgentes por parte del Ayuntamiento. Es la única corporación, al menos de las que gestiona en la isla de La Palma Canaragua, donde el cobro lo lleva directamente el Ayuntamiento y no la empresa a la que se adjudicó el servicio.

De ahí que por parte del grupo de Gobierno municipal se esté trabajando en el traspaso de esa competencia a la empresa, de manera que deje de existir esa “tentación” en la caja única del Ayuntamiento, de donde se pueda tirar cada vez que haga falta para gastos perentorios. Con este traspaso esperan que se vaya compensando la deuda.

El Ayuntamiento adjudicó el servicio de agua a Canaragua en septiembre de 2007, después de un concurso polémico, que terminó en los juzgados por la denuncia de otras empresas y del grupo Socialista, en aquel momento en la oposición. La concesión de la gestión del agua de abasto a la empresa Canaragua fue por un plazo de 25 años y un canon de 7,9 millones de euros. Dinero con el que el Ayuntamiento consiguió sanear las arcas municipales, haciendo frente al pago de la deuda de proveedores.