X
CD TENERIFE-ATLÉTICO B >

Salvados por el larguero

   

Aragoneses, providencial bajo los tres palos. | SERGIO MÉNDEZ

MARTÍN TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

El CD Tenerife logró mantenerse desde la novena jornada hasta la decimoquinta en la parte alta de la clasificación gracias a la ya manida y famosa media inglesa. Los blanquiazules ganaban en casa y empataban fuera del Heliodoro. Eso fue hasta ayer. El Atlético de Madrid B logró adjudicarse un punto en su vista a la Isla, y pudo ser peor, ya que Pedro Martín, delantero del club colchonero, estrelló tres balones en el larguero de la portería de Sergio Aragoneses. Esta vez, el CD Tenerife sumó un punto. Y gracias.

Desde el pitido inicial del árbitro, el Atlético demostró ser un serio aspirante a meterse en los puestos de play off. Es correoso, siempre está bien plantado en el campo y arriba posee jugadores con gol, aunque precisamente la falta de puntería fue el principal obstáculo que se encontraron ayer en su camino los jugadores de Milinko Pantic, que, con razón, ayer en la sala de prensa tras el partido, consideraba que el punto le sabía más a derrota que a victoria.

Mientras, el Tenerife se conformó con hacer las cosas medianamente bien durante los primeros 45 minutos. Y eso que fueron los colchoneros los primeros en acercarse a la portería de Aragoneses. Un despeje erróneo de Cristóbal (vaya partido el suyo), propició que Pedro Martín se plantase ante el meta blanquiazul. Intentó batirle con una vaselina , que se le fue alta y acabó estrellándose en el larguero de la portería local. Fue el primer susto de la tarde, y eso que apenas se habían consumido seis minutos de reloj.

Los tinerfeñistas dieron síntomas de estar vivos en el partido a partir del minuto 15, cuando una galopada de Cristóbal por el costado diestro, concluye con un centro del gallego y el remate fallido de Víctor Bravo, que poco antes (minuto 14) fue amonestado y no podrá medirse al Oviedo el próximo domingo. Eso ocurrió en el minuto 15. En el 19, Jorge Perona disfrutó de la mejor ocasión del partido para su equipo. La jugada nació en un despeje de Ayoze que intercepta Chechu. Éste no se lo piensa y entrega de primeras Bravo, que lo emula y cede a Perona. El valenciano quebró a varios colchoneros antes de disparar. Su remate final se marchó fuera buscando el palo corto del portero visitante, quién volvería a temer lo peor inmediatamente después, con un gran remate desde fuera del área de Bravo. Tampoco encontró portería. También Chechu se sumó al buen momento atacante que atravesaba su equipo y probó fortuna, en el 33. No tuvo mejor fortuna que sus compañeros.

Cuando mejor estaba el Tenerife, y más estaba metida la afición local, el Atlético dio otro susto. Volvió a aparecer Pedro Martín y volvió a tropezar con el larguero de Aragoneses, esta vez en el 39. Acto seguido fue Noguera el que metió el miedo en el cuerpo a la sufrida hinchada tinerfeña.

Llegó el descanso y se tomaron un respiro dos contendientes que habían ofrecido al respetable un espectáculo más o menos decente, aunque el resultado seguía siendo el de empate a cero.

Peor en la segunda mitad

El segundo periodo arrancó sin cambios. Se esperaba del cuadro de Antonio Calderón que mejorase incluso una primera parte que no había sido mala. No fue así. Los blanquiazules volvieron a diluirse en el vestuario.

Poco a poco, los de Pantic fueron creciendo. Los ayudó la nefasta actuación del lateral derecho del Tenerife, que ayer se ganó, con razón, sonoras broncas del respetable. En varias ocasiones consecutivas, el defensa gallego se equivocó, lo que generó los ataques rojiblancos y las críticas de la afición, que no tuvo reparos a la hora de mostrar su descontento.

Ya por entonces Calderón no apreciaba con claridad que el encuentro se fuera a resolver a su favor, por lo que decidió mover el banquillo, haciendo una doble sustitución. Nico y Kiko relevaron del campo a Marcos Rodríguez y a Chechu.

Con el Ratón en el campo, el equipo cambió la forma de atacar. Comenzaron a llover los balones sobre el ariete portuense, que preocupó sobremanera a los defensores atléticos. Nico aportó más velocidad y frescura a la mediapunta. Aún así, ayer el equipo de ayer se mostró muy lento en las transiciones defensa-ataque. Incluso pareció que algunos jugadores se encontraban muy cansados.

Por entonces el Atlético llegaba con peligro a la meta chicharrera, pero siempre se topaban en el muro que formaron Kitoko y Ayoze, una dupla que se va asentando.
Aún así, en el 73 llegó otra clara ocasión para los rivales. De nuevo el larguero ejerció de salvador, tras un derechazo de Pedro Martín, que no se puede quejar de no disfrutar de ocasiones.

Muy al final, cuando ya se daba por bueno el punto, ambos equipos sumaban una ocasión más. La de los locales fue para Kiko, que disparó con la pierna izquierda para que detuviese Iago (minuto 92). Uno después, Gerard obligó a Aragoneses a estirarse para salvar a su equipo.

No hubo tiempo para más y el duelo acabó como empezó, por fortuna para el Tenerife.

[apunte]

CD TENERIFE 0 – 0 ATLÉTICO DE MADRID B

Encuentro correspondiente a la decimosexta jornada del Grupo I de la Segunda B

CD Tenerife: Sergio Aragoneses; Cristóbal, Jonay, Kitoko, Ayoze; David Medina (Tarantino, min. 86), Marcos Rodríguez (Kiko Ratón, min. 61), Chechu (Nico, min. 61), Víctor Bravo; Ferrán Tacón y Perona.

Atlético de Madrid B: Lago; Regalón, César Ortiz, Míchel, Javi Cantero; Fer, Sergio Marcos, Omar Santana (Ndoye, min. 68), Saúl (Luque, min. 74); Noguera (Gerard, min. 84) y Pedro Martín.

Árbitro: Iván González, del colegio Balear. Amonestó por los locales a Víctor Bravo. Por los visitantes a Fer y Omar Santana.

Incidencias: partido disputado en el Heliodoro Rodríguez López ante 8.920 espectadores.

[/apunte]