X

El calendario se vuelve amable

   

La plantilla del CD Tenerife, en un sesión de entrenamiento en las instalaciones de El Mundialito. / DA

JOSÉ ANTONIO FELIPE | Santa Cruz de Tenerife

Cuando Antonio Calderón señaló hace semanas que las dos próximas jornadas eran auténticas “finales” para su equipo, poco esperaba que los blanquiazules solo lograran un punto de seis posibles. Por primera vez en la temporada, los chicharreros son cuartos en la tabla clasificatoria, no han podido ganar aún a un rival directo y vieron el pasado domingo como el Oviedo lograba superarlos en la clasificación. Entre tanta mala noticia, al Tenerife le llega ahora una oportunidad única.

Del 18 de diciembre al 12 de febrero (habrá parón invernal de por medio), los insulares se medirán con seis equipos que se encuentran clasificados en la segunda mitad de la tabla del grupo 1 de la Segunda División B con la única excepción de la visita a la Isla del Albacete Balompié.

Marino de Luanco, RSD Alcalá, UD Vecindario, Sporting de Gijón B, UB Conquense, Albacete y Coruxo serán los próximos rivales de los de Antonio Calderón. A día de hoy, dos de esos equipos, Conquense y Vecindario, descenderían a Tercera División; otros dos, Marino y Sporting B, solo se encuentran distanciados de esos puestos por dos y un punto respectivamente.

Reacción necesaria

A pesar de que la imposibilidad de poder ganar a equipos situados en la zona alta de la clasificación es algo que preocupa, sobre todo por la imagen mostrada y por el gol average que queda para el segundo tramo liguero, que esos mismos equipos deban pasar aún por el Heliodoro Rodríguez López tranquiliza en cierto modo dentro del equipo. Sin embargo lo cierto es que el CD Tenerife no encadena una buena racha de resultados desde el pasado mes de septiembre.

En el inicio liguero, los de Antonio Calderón lograron cinco jornadas consecutivas sumando, cuatro victorias y un empate provocaron que los isleños se hicieran con 13 de los primeros 15 puntos en liza. A partir de ahí, los blanquiazules dejaron de ganar fuera de casa.

El pasado once de septiembre el Tenerife se imponía por 1-2 al Albacete en el feudo manchego, el Carlos Belmonte, fue la última vez que los tres puntos se vinieron a la Isla. Tres derrotas (Getafe B, Real Madrid Castilla y Oviedo), y cuatro empates ( La Roda, San Sebastián de los Reyes, Toledo y Lugo).

Además, todas esas visitas se saldaron con la pírrica renta de un solo tanto anotado por los del técnico gaditano.

Las opciones de mantenerse entre los cuatro primeros pasan inexcusablemente porque el último partido del año, el del próximo domingo, y los del mes de enero signifiquen otra buena racha para un equipo con dudas en lo deportivo y ahora, tras la derrota en el Carlos Tartiere frente a un equipo con dinámica ganadora, con ciertas dudas en lo clasificatorio.