X
arona >

El Círculo de Empresarios del Sur de Tenerife (CEST) pide apoyo para las pymes, las grandes perdedoras de la crisis

   

El CEST defiende acciones para proteger y fomentar el mundo comercial. | DA

JOSÉ L. CONDE | Arona

“En estos momentos hay que ser consciente de que el apoyo a las pequeñas y medianas empresas es fundamental, ya que forman el 80% del tejido productivo” ha manifestado a este periódico Ángel Bello, portavoz del Círculo de Empresarios del Sur de Tenerife (CEST). En este sentido Bello señala que en la actual crisis “las grandes perdedores” han sido las pymes y que, a día de hoy, todavía no se ha articulado ninguna fórmula para sacarlas de este contexto económico.

Una de las medidas que propone Ángel Bello para remediar esta situación es que se debe articular alguna fórmula para que las empresas reciban las aportaciones al desempleo y que, de esta manera, ofrezcan trabajo a las parados. “Nosotros entendemos -dice- que no se debe pagar a quien no trabaja, aunque el CEST no es el organismo adecuado para decidir cómo se deben dirigir estas ayudas”.

Por otro lado, señala que otra de las medidas que se deben adoptar es reducir las cargas sociales de las empresas, que bloquean todos los meses las cuenta de explotación de las pequeñas y medianas empresas y esta es una acción que da resultados de manera “instantánea”.

Este es un mensaje del Círculo de Empresarios -afirma a este periódico- para el Gobierno de la Nación y el Gobierno canario, que dirige Paulino Rivero, para que lo asuma y lo defienda dado que actualmente la crisis ha dejado en el camino a más de 7.000 empresas, radicadas en el Archipiélago.

“Si junto a la reducción de las cargas sociales se articulan medidas para que vuelvan los créditos a las empresas se podrá frenar, con seguridad, el cierre de muchas pequeñas y medianas empresas que están en cola porque no aguantan la crisis”, señala Ángel Bello.
El Círculo de Empresarios del Sur de Tenerife agrupa actualmente a 1.500 empresas, que en más de una ocasión han reiterado las dificultades que atraviesan para afrontar los pagos de las cargas sociales a que son sometidas sus empresas. “Esta es una medida de urgencia, y cuanto estemos ya en planta, veremos cómo salimos”, afirma.

Otra de las propuestas formuladas es la congelación de los tributos locales o en su defecto una bajada de los mismos, medida económica que se ha seguido en el País Vasco, que no solo no han subido el Impuesto de Bienes Inmuebles, sino que lo han bajado.

En este sentido, en Canarias ha ocurrido el caso contrario. Es decir, algunos ayuntamientos han subido hasta un 20% estos “impuestos revolucionarios” que las empresas no se pueden permitir. “En el CEST hay asociados con 2 o 3 hoteles que tienen aplazado el pago del IBI del año pasado por no poder hacerle frente por la crisis y ahora con la subida tampoco podrán abonarlo. Y no pueden hacer nada”, manifiesta.

Desde el CEST se considera que estas medidas, de sentido común, beneficiarán tanto a la Administración como a la empresa y a los trabajadores a tiempo real y se podrá empezar a salir de esta adversa situación.