X

El IES Guaza vuelve a sonreír

   

Alumnos de la ESO regresaban el lunes por la mañana a sus clases en el IES Guaza, tras permanecer dos meses en Las Galletas en turno de tarde. / N. D.

NICOLÁS DORTA | Arona

Los más de 400 alumnos del Instituto de Educación Secundaria (IES) Guaza volvían este lunes a sus aulas tras dos meses de traslado forzoso al IES Las Galletas. Allí estudiaron en turno de tarde, fuera de sus horarios habituales, mientras se acondicionaba el cableado de un techo peligroso, producto de unas obras mal hechas que al inicio del curso alertó a la dirección del centro. “Cuando empezó a llover comenzaron a saltar chispas, ahora estos cables están aislados y conformado que todo está correcto”, dice Goretti Ramos, directora del IES Guaza.

Sonríe junto al jefe de estudios, José Luis Zamora. “Hoy estamos como si fuese el día de Reyes, el profesorado y el alumnado. Cuando nos mudamos les dije a los alumnos que no olvidasen el espíritu de Guaza y que esto lo superaríamos y así fue”, subraya la directora.

El 26 de septiembre cerró el centro por orden de la Consejería de Educación y el 4 de octubre comenzaron las clases por la tarde en Las Galletas. “No quedó otro remedio que adaptarnos ante una situación de urgencia porque aquí no podíamos seguir la inseguridad de esos cables”, relata Ramos.

Profesores y alumnos han sufrido el cambio de rutina y lo han notado. “La clases no se daban con la misma comodidad, el rendimiento no era el mismo, era complicado asumir los horarios, además, en muchas ocasiones los padres no podían atender a sus hijos por la mañana”, aseguran la directora y el jefe de estudios, quienes destacan el buen compañerismo y trato en Las Galletas.

Los padres también padecieron este cambio. Muchos se quejaron en su día de que no tenían con quién dejar a sus hijos, incluso alumnos que necesitaban estar acompañados. El lunes todo volvía a la normalidad. También el bar. Hilario Rebollo y Candelaria Pujol retoman su actividad tras dos meses de parón. “Nos ofrecieron montar un pequeño ventorrillo en le IES Las Galletas pero no nos interesó”, explican. “Tenía ganas hasta de oir hasta los niños gritando, han sido unos meses muy duros”, dice Candelaria.

En una clase de 4º de la ESO los chicos ya están en su pupitre. Quieren que su alegría se refleje en la foto. Los pasillos recuperan la vida, vuelve a sonar el timbre que anuncia el cambio de hora.

“Se ha cumplido con los plazos”

La directora del IES Guaza, Goretti Ramos, quiere dar las gracias a la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias por haber cumplido con los plazos establecidos para acabar la s obras y retomar la activad docente, así como la “comunicación continua” que ha tenido con la administración. También agradece al Ayuntamiento de Arona por ayudar en el traslado del material al IES Las Galletas.

[apunte]

Módulos para tres años, y ya van diez

Guaza es un instituto construido sobre aulas modulares, producto de la masificación de alumnado en el Sur , de la oleada migratoria. Eran tiempos del ladrillo, del trabajo rápido y fácil; eran otros tiempos. “El IES Guaza se construyó para desmasificar a Las Galletas mientras se levantaba el IES Cabo Blanco. Ahora asume todo el alumnado del El Fraile y Parque La Reina”, explica la dirección. Tiene 39 profesores desde 1º a 4º de la ESO. Se construyó para tres años y ya van diez. El suelo se mueve ligeramente en un edificio bien cuidado, hecho en forma de uve. En el centro está el polideportivo. No hay gimnasio ni cancha cubierta. La paredes prefabricadas albergan más calor de los normal, por eso cada aula tiene aire acondicionado cuyas máquinas aire asoman en el techo. Pero el IES Guaza es más que un edificio modular, es un ejemplo de integración multicultural. En 2007 recibió un reconocimiento a la buena práctica educativa y actualmente se sigue con las labores de integración con el proyecto “Somos de Colores”. Goretti Ramos da clases de español para extranjeros. “Es clave el apoyo idiomático para alguien que acaba de llegar”, asegura la docente.

[/apunte]