X
SANTA CRUZ >

El nuevo Gobierno local cierra 2011 sin convocar a los tagorores

   

Sesión plenaria. | FRAN PALLERO

NATALIA TORRES | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La Ley de Grandes Ciudades obligó a Santa Cruz de Tenerife a asignar representatividad a los vecinos de la ciudad más allá de la elegida a través de las urnas. Ese fue el nacimiento de los tagorores, uno por cada distrito de Santa Cruz, y con los que, a priori, se trataba de acercar la toma de decisiones a los ciudadanos para que ellos mismos pudieran trasladar de viva voz a los representantes elegidos sus principales preocupaciones y necesidades. La realidad es que tras su conformación inicial, se han convertido en convidados de piedra en el debate político, tanto es así que a lo largo de 2011 no han sido convocados ni una sola vez y en 2012 no parece que vaya a mejorar esta situación. El propio Ayuntamiento no sabe cuándo van a ser convocados, estiman que podría ser a mediados de enero, una vez que los partidos designen a sus representantes y que estos sean nombrados por el pleno del Consistorio. Un funcionamiento que, de todas formas, sea cuando sea que se retome, lo hará claramente mermado puesto que si en 2011 ya sufrieron un recorte del 30% en los presupuestos municipales, en 2012 ni siquiera aparecen consignados.

Por el momento, el único grupo municipal con derecho a representación en los tagorores que ha designado a sus miembros es el de Sí se puede, partido que asegura que dadas las fechas en las que estamos, la convocatoria de la primera sesión de éstos órganos puede extenderse más allá de febrero. La dilatación en el tiempo de esta inactividad es precisamente uno de los motivos que ha llevado al grupo a llevar al próximo pleno de Santa Cruz una pregunta sobre cuándo van a empezar a funcionar.

Juan Daniel Marrero es el coordinador de los vocales de los Tagorores de Sí Se Puede y tal y como explicó a DIARIO DE AVISOS, “nuestra intención es introducir cambios en su funcionamiento porque en el actual formato a penas hay participación, todo se dilata mucho y no hay capacidad de debate”.

Sí se puede apuesta por una “mayor participación ciudadana”. “Queremos cambiar las reuniones, continúa Marrero, no tienen por qué hacerse en los locales del distrito, pueden realizarse por ejemplo en los locales de las asociaciones de vecinos”.

Para Marrero el objetivo último de estos órganos de representación es precisamente que “los vecinos puedan participar porque con el actual sistema, si no eres miembro del tagoror, no se te permite hacerlo”.

Sí se puede entiende que los tagorores, ahora, “son lugares donde colocar a los segundos de los partidos, pero lo cierto es que los han vaciado de contenido”. Además, matiza Marrero, “como la asistencia a los tagorores se paga, creemos que la nueva conformación se está retrasando para no tener que efectuar el pago este año”.

En este apartado, el coordinador de los portavoces de Sí se puede en los tagorores, señala que, ellos “destinarán esa dieta a acciones sociales en las que los tres ya están participando y así con ese dinero poder hacer algo más”. Sí se puede tiene representación en los tagorores de los distritos Suroeste, Ofra-Costa Sur y Centro-Ifara, siendo los elegidos Roberto Abdullah, María José Delgado y Alberto Bolaños, respectivamente.