X
ARONA >

El polígono industrial de Malpaso, junto a un yacimiento guanche

   

Vista superior del Roque de Malpaso, en cuyas proximidades se ubicará el polígono para reciclado. | DA

VICENTE PÉREZ | Arona

El emplazamiento elegido para el futuro polígono de empresas dedicadas al reciclaje de residuos en Arona se sitúa cerca del Roque de Malpaso, una montaña declarada Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Zona Arqueológica, que incluye una estación de grabados guanches.

De ahí que el partido Ciudadanos por Arona expresara ayer su temor a que este desarrollo industrial, que ya existe con actividades no legalizadas como las de un desguace de vehículos y una hormigonera, pueda afectar al área de protección, de unos 40.000 metros cuadrados, de este patrimonio histórico. El partido que lidera el concejal José Antonio Reverón pedirá que los ediles aroneros de Patrimonio y Medio Ambiente expliquen “el verdadero grado de afección a esta zona de alto valor arqueológico”.

El polígono medirá como 14 campos de fútbol, es decir, 140.000 metros cuadrados, situado entre el cruce de Guaza y Buzanada, con acceso a la carretera insular TF-66.

Ciudadanos por Arona no duda en calificar de “auténtico atentado contra el patrimonio arqueológico canario” el polígono previsto, e incluso lo tacha de “aparente pelotazo”, al entender que el plan previsto “no se para a analizar las consecuencias perjudiciales que acarreará a la historia y la naturaleza del municipio”.

A este partido de la oposición le llama la atención el hecho de que, con esta futura zona industrial, se legalicen las empresas que ahora funcionan de forma “alegal”, según el término usado por el propio Ayuntamiento. Además, se trata de industrias implantadas en terrenos desde 2003 clasificados como suelo rústico de protección agrícola, tanto en el Plan General de Ordenación (PGO) como en el Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOT), que los incluye en una Área de Regulación Homogénea (ARH) de Protección Económica 1.

En este sentido, cabe recordar que el PIOT otorga esta categoría a los suelos “de mayor aptitud productiva” para la agricultura “y que admiten el desarrollo de cultivos intensivos”. Cambiar su uso agrícola por otro, como el industrial, sólo es posible, según el PIOT, si “el planeamiento destina tales terrenos a dotaciones o instalaciones expresamente definidas para el servicio del territorio circundante y con la extensión estrictamente necesaria, o bien que se consideren como ámbitos de oportunidad idóneos para albergar iniciativas de carácter singular e imposible previsión temporal, garantizando que, entre tanto éstas no se produzcan, se mantenga el régimen normativo del suelo agrícola”. En tal caso, siempre según establece el PIOT, “se habrá de justificar que los ámbitos excluidos de ARH de protección económica y adscritos a protección territorial son los más adecuados para cumplir los objetivos asignados respecto a otras ubicaciones posibles”.

En el caso de Malpaso, la prevista implantación de industrias para reciclaje se ampara en que así figura recogido en el Plan Territorial Especial de Ordenación de Residuos de Tenerife, según ha informado a este diario el concejal de Medio Ambiente, Antonio Sosa.

Los ocho propietarios de los terrenos -entre ellos el Cabildo tinerfeño- ya han firmado el convenio para desarrollar el plan especial que ordenará esta nueva área industrial.

[apunte]

Arte rupestre

Roque de Malpaso está constituido por un domo de rocas fonolíticas de 192 metros de altura y morfología alargada. Existe una estación de grabados rupestres realizados con incisiones de diferente profundidad, con y sin abrasión. Una parte de los motivos son esquemáticos-geométricos y otros cruciformes.

El área de delimitación de la Zona Arqueológica del Roque de Malpaso está intensamente antropizada, con antiguos bancales destinados al cultivo del tomate, y caracterizada por la abundancia de escombros y material de desecho.

[/apunte]