X
presupuestos>

El PP plantea la necesidad de fijar un límite máximo del gasto en sus enmiendas a las cuentas canarias

   

EUROPA PRESS | SANTA CRUZ DE TENERIRFE

El Grupo Parlamentario Popular presentará un total de diez enmiendas parciales al proyecto de ley de presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2012 con el objetivo, entre otros, de que se fije y articule un límite máximo del gasto no financiero de acuerdo con la reforma del Artículo 135 de la Constitución Española para la adecuación de todas las administraciones públicas al principio de estabilidad presupuestaria.

En rueda de prensa, la portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Australia Navarro, ha explicado que estas diez enmiendas se dirigen exclusivamente al texto articulado del proyecto de presupuestos y no representan altas o bajas en las asignaciones económicas a unos u otros programas al entender que estas cuentas son “pura ficción”, al tiempo que definen mecanismos de control para mejorar la gestión pública de acuerdo a criterios de rigor, austeridad y disciplina presupuestaria.

El portavoz de los populares en materia económica, Jorge Rodríguez, ha explicado que las enmiendas del PP pretenden dotar al articulado del proyecto de presupuestos de mayor coherencia jurídica, de mayor rigor en la gestión del gasto, de mayor garantía a la ejecución de inversiones, de mayor transparencia en la gestión presupuestaria para que el Gobierno dé cuenta de las razones por las que cambia una ley aprobada por la Cámara, y pretenden, asimismo, que se posibiliten mayores créditos a los ayuntamientos y a los cabildos.

Estas diez enmiendas también proponen que se dote de mayor transparencia al sector público empresarial de la Comunidad Autónoma, al control del personal al servicio de la Administración autonómica, a la correcta aplicación de las ayudas públicas, a los procesos de contratación administrativa, así como acelerar el pago a contratistas y proveedores, dinamizar la economía local mediante la petición de un fondo de ayudas de emergencia a los ayuntamientos y fijar y articular un límite máximo del gasto no financiero de acuerdo con la reciente reforma constitucional.

El partido de la oposición sigue defendiendo que, dada la actual coyuntura política y económica, la mejor opción hubiera sido prorrogar los presupuestos de 2011, y si bien considera legítimo que el Gobierno de Canarias opte por elaborar unas nuevas cuentas, eso “no le convierte en un presupuesto creíble, fundamentado y coherente con los tiempos actuales”.

Para el Grupo Popular, “estos presupuestos olvidan la realidad y se lanzan a planificar unos gastos mientras en el propio texto se reconoce que el 60 por ciento de los ingresos procedentes de transferencias del Estado están en el aire”.

En consecuencia, el partido de la oposición ha considerado que estas cuentas no ofrecen “ninguna” garantía a las políticas a desarrollar en 2012, pues son “una falsificación absoluta de la realidad económica (…), todo esto en un marco general de previsiones que nos acercan más a Alicia en el país de las Maravillas que a la realidad”.

“Papel mojado”

Por todo lo expuesto, el PP cree que estos presupuestos son “papel mojado”, en tanto en cuanto en los próximos meses “van a sufrir un ajuste más que notable que pasa por la austeridad y por afrontar las reformas que el Grupo Parlamentario Popular ya ha venido defendiendo en la Cámara y que han sido rechazadas por los grupos que apoyan al Gobierno de Canarias”, recalcó Australia Navarro.

La primera de esas reformas, explicó la portavoz popular, sería un “verdadero” Plan de Ajuste de la Administración canaria; la segunda, dotar a la Comunidad Autónoma de una Ley de estabilidad presupuestaria, consecuencia de la reforma constitucional pactada por PP y PSOE, y la tercera, una reformulación de la RIC para conseguir beneficiar directamente al mantenimiento y la creación del empleo en Canarias.

Entretanto, Jorge Rodríguez ha hecho hincapié en que las enmiendas del PP pretenden “llamar la atención sobre la política económica fracasada del Gobierno de Canarias”, así como “corregir la chapuza contable que supone la política económica” del Ejecutivo canario, y son “una protesta ante tanta insuficiencia, tanta maqueta en todos los ámbitos de gestión de un Gobierno incapaz de sentar las bases de la recuperación”.

Por último, ha incidido en que el trámite parlamentario que están siguiendo las cuentas autonómicas son “un engaño fraudulento, pues no sólo los partidos que apoyan al Gobierno también presentan un gran número de enmiendas, lo que deja en entredicho la labor del propio Ejecutivo, sino que se presentan sobre una base ficticia e irreal”.