X
cultura > carta del GABINETE DE CRISIS

El proceso de enmiendas no supone una solución al sector de la Cultura en Canarias

   

El gabinete de crisis considera insuficientes la cantidad que CC-PSOE ha consignado en el proceso de enmiendas. | DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz

El gabinete de crisis ‘No al Recorte Cultural’ declara, mediante este escrito, que el proceso de Enmiendas para el proyecto de Presupuestos 2012 de nuestra Comunidad Autónoma no supone una solución al sector de la Cultura en Canarias. Esto es, de los siete millones solicitados (30 % de recorte que decidimos asumir para lograr la sostenibilidad de nuestro tejido cultural), las propuestas registradas por CC y PSOE solo han destinado 1.800.000 euros, lo que añadido a los 2’8 previstos inicialmente, deja la partida destinada a promoción cultural en 4’6 millones de euros, cantidad que resulta insuficiente y que, por tanto, no evitará el cierre de nuestras empresas, en la mayoría de los casos y, por tanto, la pérdida de miles de puestos trabajos, así como el vacío o emigración de nuestros artistas y creadores.

En las últimas horas la Consejera de Cultura Inés Rojas ha tenido un gesto en su favor realizando sendas llamadas telefónicas a los cuatro representantes del Gabinete de Crisis de la Cultura en Canarias, que se reunieron con ella recientemente. Según Rojas, tiene previsto reunirse en estos días con el presidente Paulino Rivero para propiciar un encuentro con el sector cultural antes de la celebración de las fiestas Navideñas. La titular de Cultura recordó, además, que sigue en pie la reunión de trabajo para el próximo 15 de enero, en la que se abordarán, de manera más concienzuda, las medidas económicas para alcanzar el objetivo de diez millones para las políticas activas de Cultura y paliar así la grave crisis que afecta a nuestro sector.

Asimismo, la Consejera Inés Rojas se comprometió con los representantes del Gabinete de Crisis a buscar soluciones económicas, de carácter transversal en todas las áreas del Gobierno Autónomo, para impedir, por todos los medios, la destrucción de puestos de trabajo y el cierre de empresas de la Cultura.

Ante estos hechos arriba expuestos, el Gabinete de Crisis expresa los siguientes puntos:

1. El sector de la Cultura desea indicar a la Consejera que con esta cantidad destinada a las Políticas Culturales, no se podrá prestar el derecho al acceso a la cultura de los ciudadanos de Canarias. Esto, además, conlleva la pérdida de años de labor por parte del Gobierno, profesionales y artistas en la potenciación de una identidad como pueblo, así como la unión por medio de su arte, sus
costumbres y su identidad en un territorio desmembrado por el mar, y que tanto necesita el fomento de la cultura como parte
indispensable de su crecimiento tanto personal como social. Un derecho constitucional de todos los ciudadanos, y no sólo para los
más adinerados, camino hacia el cual iremos con estos recortes.

2. El sector cultural sigue dispuesto a trabajar de forma conjunta con el Gobierno para lograr superar esta grave crisis que supone la
extinción de nuestro sector. Para ello, nuestro punto de partida inicial e inexcusable será la de buscar soluciones inmediatas en lo
que se refiere al Presupuesto para Cultura que deberá garantizar la continuidad de las empresas, proyectos, empleos y creaciones artísticas. Una vez solventado este asunto estaremos encantados de trabajar paralelamente en las diferentes líneas de actuación planteados en el Plan Estratégico de la Cultura y contribuir a la constitución del Consejo Canario de la Cultura y de las Artes.

3. Consideramos absolutamente necesario e imprescindible que el sector cultural se reúna con el Presidente del Gobierno Canario, Paulino Rivero, para exponerle nuestros puntos de vista de forma directa y a viva voz. Deseamos que sea el Presidente del Ejecutivo canario el que inste a otras Consejerías a hacer realidad, y de forma urgente, la transversalidad de la Cultura aportando fondos económicos que doten suficientemente a los programas culturales que generan empleo y riqueza.

4. Los trabajadores de la Cultura valoramos positivamente la implicación directa de la Consejera de Cultura para buscar soluciones al recorte presupuestario. Al mismo tiempo consideramos que la Viceconsejería de Cultura es también un instrumento idóneo para el contacto cotidiano con nuestro sector.

En este sentido reconocemos al Viceconsejero de Cultura, Alberto Delgado, como un interlocutor válido, por su conocimiento y experiencia en el sector de la cultura. Así mismo el gabinete de crisis valora, como una fórmula ideal para encontrar soluciones al reto que nos plantea el recorte presupuestario, la existencia del tándem Consejera de Cultura y Viceconsejero de Cultura, ya que la
sinergia de ambos será de altísima importancia para consensuar soluciones con el sector.

5. El Gabinete de Crisis continuará trabajando en la búsqueda de información, en la aportación de datos y en el desarrollo de estrategias para que los medios de comunicación y la sociedad en general, sea consciente de la importancia de nuestra profesión.
Asimismo y entendiendo que un sector unido nos hace un sector más fuerte estamos planeando constituir una Asociación de Profesionales de la Cultura de Canaria. Dicha asociación debe representar al mayor número posible de trabajadores de la cultura. Somos conscientes que hemos sido un sector débil y desunido, lo cual ha propiciado que desde ciertos sectores políticos e intelectuales se nos haya instrumentalizado con fines electoralistas o personalistas. O, como ha sido en este último caso, se nos ha
prácticamente ignorado en el Presupuesto de la Comunidad Autónoma.

6. El sector cultural no quiere que se le compare más con Sanidad o con Políticas Sociales, sectores muy complejos y sensibles, ya que
entendemos que cualquier intento de semejanza es un intento inútil y estéril porque siempre tendrá las de perder. No comprendemos este símil comparativo populista cuando hay muchos sectores que de igual manera podrían compararse y que son más fuertes económica y socialmente. Hay que recordar que el sector de la cultura ha sido tradicionalmente castigado, desregularizado y desprotegido, donde no hay grandes empresas, sino microempresas o trabajadores autónomos (por temporada), empleados por proyectos y artistas que no pueden disponer de un sueldo de manera frecuente y por tanto de prestaciones sociales.

Sin embargo, es un sector que da empleo a titulados superiores, que no regatea en materia de horarios, con gran capacidad de movilización y de generación de economía, que produce una alta rentabilidad con una inversión relativamente escasa y que contribuye decididamente a fortalecer la cohesión social y la configuración de valores y patrones de identidad como pueblo. El sector cultural “no vive de la subvención” salvo que se entienda como subvención que la Comunidad Autónoma invierta en facilitar el acceso de su población a una cultura democrática, o sea, para todos los estamentos sociales, o que sean compensados los costes de la insularidad y que se garanticen precios de entradas accesibles para todos los bolsillos.