X

El PSOE dijo sí aunque siempre dijo no

   

Uno de los titulares que dejó la última sesión plenaria en el Ayuntamiento de Santa Cruz fue que “después de muchos años el PSC-PSOE dio el visto bueno a las cuentas municipales”. De hecho, desde los tiempos ya remotos de Manolo Hermoso, en los que eso del concenso era un mal necesario, los socialistas no habían levantado la mano para decir sí a unos presupuestos que siempre han estado en manos de los nacionalistas, salvo ese glorioso período en que Ángel Llanos quiso ser alcalde sin serlo manejando, entre otras cosas, las perras capitalinas. Lo curioso es que el equipo de técnicos que ha elaborado las cuentas aprobadas por el PSOE es básicamente el mismo desde 2007, cuando aterrizó de la mano del antes famoso pibe de Ofra. Un equipo profesional que sobrevivió al propio Llanos y que siempre tuvo la confianza del anterior alcalde, Miguel Zerolo, y por lo que se sabe de José Manuel Bermúdez. Por eso, del antiguo no -teñido de apocalípticos anuncios- de los socialistas a la defensa a ultranza del trabajo de ese equipo solo hay un hecho constatable. Gobernar.