X
OPINIÓN >

En defensa de Francisco Rodríguez y Asprocan > Antonio Hernández Guerra

   

La Asociación de Productores de Plátanos de Canarias (Aspocan) es un institución democrática, libremente constituida, que cuenta con el apoyo de la Consejería de Agricultura donde, todos sus miembros pertenecen por su propia voluntad, por entender que es la mejor manera para defender los intereses comunes del sector, que no es otro que la defensa del cultivo del plátano ante las diversas instituciones públicas regionales, nacionales y europeas, así como de la feroz competencia de grandes entidades transnacionales vinculadas económica y políticamente a sus respectivos gobiernos.

Es cierto que se trata de una unión de aproximadamente unos doce mil productores en todo el Archipiélago, que crea más de veinte mil puestos de trabajo y, por tanto compleja, siendo difícil aunar y coordinar los intereses y el bien común de todos, que varía en función de factores diversos, económicos, geográficos, políticos, ideológicos, etcétera.

Francisco Rodríguez Díaz – para sus amigos Pancho- actual presidente de Asprocan, ha sido elegido democráticamente y cuenta con el apoyo mayoritario de un sector tan arraigado a esta tierra canaria, lo que no tiene nada que ver con el porcentaje de producción de la cooperativa que representa, ni con debates trasnochados como el color del poder o de intereses políticos determinados.

Es presidente y representa no solo a su Cooperativa Guía-Gáldar, sino también lo es de la Organización de Productores Platacan AIE 2002, a través de la cual pertenece al comité ejecutivo de Asprocan, que, no solo lo nombró su presidente, sino que le ha renovado el cargo a su vencimiento. Cargos todos ellos que ostenta con la máxima honestidad y dignidad, sin dejar de ser amable y cortés.

La propia forma en que sus amigos le conocen, muestra que se trata de una persona muy afable, cordial, campechano, que conoce muy bien la idiosincrasia del agricultor canario, amigo de todos y que trabaja muy seriamente por el bien de la gran mayoría. Por ello, Pancho, no solo cuenta con el respaldo de buena parte del sector sino también, cierto que cuenta con muchos y buenos amigos.
También es consejero de Caja Rural de Canarias, Sociedad Cooperativa de Crédito, entidad víctima del fenómeno de la globalización y de la situación financiera que atraviesa el país, inmersa en un debate interno sobre su futuro a corto plazo, barajándose, al parecer, dos alternativas de fusión con entidades cooperativas bancarias similares.

Este debate, últimamente bastante acalorado, es lo que ha dividido el consejo de administración de Caja Rural y, por ello, con el fin de desprestigiar a Francisco Rodríguez Díaz, así como a su propuesta de hacer una gran entidad financiera canaria mediante la fusión con Cajasiete, también Sociedad Cooperativa de Crédito de la provincia de Tenerife.

Es injusto por tanto, llevar estos asuntos al terreno personal e intentar desprestigiar a alguien cuya trayectoria personal es digna de especial mención.

* Presidente de SAT Costa Bañaderos