X

En pelotas

   

Y no se puede hacer nada. La mayoría de los medios no se ha atrevido a publicar ese documento. Otros sí. Y en una era donde internet es un excelente -y necesario- vocero, todo el mundo puede acceder hoy a los números de teléfonos personales de políticos o empresarios que han sido ‘pinchados’ en el transcurso de la investigación. Lo más perverso de todo este asunto es que, más allá de señalar al investigado como culpable, nadie le parecer dar importancia a un hecho tan grave. La Justicia, la policía, debe ser garante de los derechos de todos los ciudadanos, de los imputados, de los querrellados, de los investigados, de los culpables, incluso; de todos. Con ‘filtraciones’ y el ‘despelote’ de los procedimientos judiciales como el del Caso Las Teresitas, la verdad es que todos nos sentimos, un poco así, en pelotas ante la Justicia.