X
CAMBOYA >

Española gana el juicio por las propiedades de un orfanato en Camboya que rescató tras su cierre por la condena de su expresidente por pederasta

   

EFE | Phnom Penh

Una española ha ganado un juicio por las propiedades de un orfanato en Camboya que rescató después de su cierre por la detención y condena de su expresidente, que abusó sexualmente de varios de los menores del centro.

La sentencia leída ayer por el juez estipula que las propiedades del orfanato clausurado pertenecen a “Juntos por Camboya”, la organización que se hizo cargo de los niños después del escándalo y que preside Lidia Linde, de 46 años y nacida en Barcelona.

La clausura del centro Cambodia Orphan Fund, en la ciudad de Siem Reap, ocurrió en 2010 tras la detención y condena a dos años de cárcel contra su entonces presidente, el británico Nicholas Griffin, por “actos indecentes” con varios de los 60 menores del orfanato.

Tras el arresto, el departamento de Asuntos Sociales de Siem Reap adjudicó la custodia de los niños a Linde, quien había trabajado como voluntaria en el orfanato desde 2008, a condición de que se creara una nueva organización.

Linde utilizó parte de los muebles y material de Cambodia Orphan Fund para montar un nuevo orfanato, pero un antiguo director del centro interpuso una denuncia ante los tribunales porque consideraba irregular la transferencia de las propiedades.

Según los estatutos de la fundación presidida por Griffin, las propiedades del orfanato debían ir a una organización similar o a la Cruz Roja, en caso de cierre.

El juez se basó en este argumento para dictaminar que “Juntos por Camboya” es la organización de características más similares a Cambodia Orphan Fund, ya que da cobijo a los mismos niños que quedaron desamparados.

La decisión del juez anula además un segundo caso penal que había sido interpuesto en el mismo tribunal contra Lidia Linde por apropiación indebida de las mismas pertenencias.

La acusación se basaba en que, aunque el orfanato había sido cerrado, la organización no gubernamental siguió oficialmente registrada en el Ministerio del Interior hasta agosto de 2011, cuando se dio de baja tras una petición cursada a través de la Embajada española en misión especial en Camboya.

“Se ordenó el cierre cuando se comprobó que había irregularidades”, aseguran fuentes del Ministerio del Interior de Camboya.

El pasado octubre, el Ministerio del Interior ordenó la expulsión del país de Griffin y le prohibió de volver a territorio camboyano.

El británico, de 53 años, se encuentra ahora detenido por la Policía británica por otro caso de abuso a un menor en su país de origen.

La sentencia puede ser recurrida en un plazo de 30 días.