X
tráfico de drogas >

Estados Unidos penalizará con hasta 20 años de prisión y 250.000 dólares de multa a los que usen avionetas o ultraligeros para traficar con droga

   

EFE | Washington

Estados Unidos podrá penalizar con hasta 20 años de prisión y una multa de 250.000 dólares a los que usen avionetas o ultraligeros para traficar con droga en la frontera con México, informó a Efe Mark Kimble, portavoz de la oficina de la congresista Gabrielle Giffords.

Se agregaría también un cargo de intento y conspiración a las leyes para permitir a los fiscales presentar cargos en contra de todos los involucrados en el delito, no solo al piloto que maneje el ultraligero.

El proyecto de ley de prevención en contra de aviones ultraligeros 2011 fue presentado de forma bipartidista por los senadores Tom Udall de Nuevo México, Dean Heller de Nevada, Jeff Bingaman de Nuevo México, Dianne Feinstein de California y Kirsten Gilibrand de Nueva York.

Esta es la versión del Senado similar a la que fue presentada originalmente por la congresista Giffords en 2010.

“Esta legislación es de suma importancia para la congresista Giffords, será una arma muy importante para la guerra en contra del tráfico de drogas y la seguridad nacional”, enfatizó Kimble.

“Esperamos que esto se apruebe cuanto antes, si es posible antes de las vacaciones de diciembre, pero aún no tenemos una fecha”, dijo Kimble.

Indicó que el uso de aviones ultraligeros se está convirtiendo en un creciente problema en la frontera sur, donde cada año se informa de cientos de casos de estos aparatos utilizados para el tráfico de drogas.

“Algunas veces aterrizan dentro de territorio estadounidense y otras solamente hacen vuelos para tirar a tierra los bultos con la droga, la cual es recogida después por traficantes que esperan el cargamento”, explicó el portavoz.

El principal problema que existe ahora es que las penas en contra de aquellos que utilizan los aviones ultraligeros no son tan severas como aquellas que se aplican a los que son sorprendidos con la droga en sus automóviles.

“Esta es una falla en el sistema que buscamos corregir”, dijo Kimble.

También permitiría a la Oficina de Inmigración y Aduanas (CBP) utilizar la misma tecnología usada por el Departamento de Defensa para detectar los aviones ultraligeros.

En Arizona, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) ha informado de varios casos en los últimos años sobre el uso de este tipo de naves, algunas veces con resultados fatales para los pilotos.

El pasado mes de agosto un avión ultraligero se desplomó en Nuevo México con 134 libras de marihuana.

La oficina de Giffords indicó que informes recientes muestran que los carteles mexicanos están utilizando con más frecuencia estas naves para dejar la droga en campos agrícolas o en zonas apartadas de los desiertos a lo largo de la frontera con México.

El pasado mes de mayo, el periódico Los Angeles Times informó de que en el último año fiscal se registraron 228 incursiones de aviones ultraligeros a lo largo de la frontera, más del doble que el año pasado.

Los aviones ultraligeros son pequeños y pueden transportar varias libras de narcóticos en un solo vuelo.

Debido a que no son muy caros y pueden volar de forma silenciosa y sin luces por las noches se han convertido en un arma utilizada por los narcotraficantes.

También los favorece el hecho de que frecuentemente pueden evadir los radares, lo que les permite ingresar en territorio estadounidense, dejar la droga y regresar a México sin tener que tocar tierra.