X
SANTA CRUZ > PLAN GENERAL

Exigen que se eliminen las naves industriales en el nuevo PGO

   

NANA GARCÍA | Santa Cruz de Tenerife

Los vecinos de El Tablero, El Sobradillo y Llano del Moro, en el Distrito Suroeste, exigen al concejal de Planificación Territorial y Urbanismo, José Ángel Martín Bethencourt, que en las modificaciones del Plan General de Ordenación que espera aprobar antes de que finalice este mes, “como mínimo” elimine la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) en un sector de agricultura periurbana que aún conserva el municipio y “ya luego se estudiará” su reubicación “y la fórmula más adecuada de regularla”.

El portavoz de los vecinos del Suroeste, Juan Daniel Marrero, y el presidente de la Asociación de Vecinos El Tablero, Roberto José Abdullah Mejías, entienden que esta figura no está justificada en el planeamiento urbanístico después de que el Gobierno de Canarias reconociera que la ejecución de la vía exterior no es una prioridad. Este proyecto prevé el desarrollo urbanístico de actividad industrial de los terrenos limítrofes a la autopista, una actuación que supondría la supresión de “una bolsa de suelo que podría ser la despensa de Santa Cruz en un futuro”. Por tal motivo, los representantes vecinales de estos barrios solicitan al edil responsable de la Gerencia Municipal de Urbanismo que incluya su reivindicación en el “primer paquete” de modificaciones del PGO, junto con otras medidas ya anunciadas -dejar Las Teresitas como un espacio libre, restituir Las Huertas, resolver Costa Cardón, regular la edificación en barrancos, solucionar el fuera de ordenación, Ifara o Montaña Fumero, y dejar la decisión de una nueva ubicación a Hoya Fría, así como las medidas de regulación y protección de la zona en un futuro.

Los vecinos del Suroeste miran hacia Cataluña, Francia o Alemania, en lo que a medidas de conservación de los espacios urbano-rurales respecta. En este sentido, Roberto Abdullah cita el Alto Llobregat como ejemplo de actuación en la defensa de estos espacios agrícolas, por su importante función en el equilibrio territorial, así como en el desarrollo sostenible de los núcleos urbanos cercanos. “Son zonas agrícolas próximas, que suministran a las grandes ciudades con productos de calidad y ayudarían a prever un posible caos alimenticio en caso de una crisis aguda”, comentan.

El espacio donde el nuevo PGO capitalino prevé la ubicación de la Zona de Actividades Logísticas son terrenos de “una gran calidad agraria”, así como suelos “protegidos por el Gobierno de Canarias y por el Plan Insular de Ordenación del Tenerife”, documento que los describe como “de importancia extrema” para el núcleo urbano. Juan Daniel Marrero estima que dentro de la planificación urbanística de la capital se pueden incluir las figuras de protección o “la calificación que prevea” los valores productivos, ecológicos y culturales del medio rural. Abdullah y Marrero recuerdan que la reivindicación de estos pueblos del Suroeste se remonta a 2004, y consideran que Martín ha priorizado otras demandas sin ofrecerles explicación al respecto.