X
CD TENERIFE > CRISIS ECONÓMICA

Éxodo de consejeros críticos

   
Miguel Concepcion Abonos 2011-2012

Miguel Concepción, presidente del CD Tenerife, en la sala de prensa del Heliodoro Rodríguez López. / ACAN - JUAN GARCÍA CRUZ

ZONABLANQUIAZUL.COM | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La particular crisis económica que vive el CD Tenerife no es fruto únicamente de la coyuntura financiera que azota al mundo capitalista. Si bien la falta de crédito en la banca y el empobrecimiento de las personas han restado capacidad de maniobra al representativo, las causas van mucho más allá.

El Tenerife ha sido víctima de una gestión totalmente desnaturalizada. Allí donde todos los equipos fichaban, el Tenerife ahorraba. Allí donde los clubes usaban los contratos televisivos para avalar los nuevos créditos que pedían, el Tenerife la usaba para reducir sus deudas acumuladas. Allí donde las entidades supeditaban la economía a las necesidades deportivas el Tenerife plegó la parcela futbolística a la prioridad presupuestaria.

Los dos descensos consecutivos fueron la lógica consecuencia de ello. Un director deportivo mal planificado y peor vigilado, Santiago Llorente, fue juez y parte de tal procesión hacia el desastre, y, con él, numerosos colaboradores internos y externos a la entidad.

Desde el descenso, ningún directivo ha abandonado la nave blanquiazul, aunque esto podría deberse a que sólo hay cinco miembros y una baja dejaría al Consejo por debajo del mínimo legal.

Sin embargo, sí que hubo hasta cuatro bajas en el Consejo de Administración con anterioridad al descenso. Curiosamente, las dimisiones ocurrieron durante el período de bonanza del equipo. José Ana Pérez Labajos y Pedro Pérez dimitieron en 2007, acusando a Concepción de haberse desviado del proyecto inicial y haber dado al Club un ambiente presidencialista. Además, en 2009 se marchó Fernando Santana y ese mismo año el Tenerife destituyó a Roberto Sicilia como asesor económico. Todos ellos habían sido críticos con la gestión de la entidad.

El cese de estos consejeros no revestiría mayor importancia, de no ser porque han sido identificados han sido identificados por la prensa y el entorno como críticos con la gestión de Don Miguel, al que acusan de excesivamente “presidencialista” en algunas entrevistas.

La permanencia en el Consejo de Pérez Labajos, Pedro Pérez y Fernando Santana probablemente permitía equilibrar la cuota de poder del presidente, que empatiza más con los consejeros que permanecen, como son su vicepresidente, Pedro Suárez; el secretario, Conrado González, o los vocales Ricardo Siverio e Indalecio Pérez. Con la presencia de Pérez, Santana y Labajos tal vez no hubiera sido tan drástica la reducción de deuda en Primera, ni se hubiera mantenido tanto tiempo a Santiago Llorente, ni se hubiera aprobado la fusión.

El éxodo de consejeros ha restado capacidad gerencial al Tenerife, que ha pasado de contar con ocho consejeros muy involucrados a tener un presidente que dicta sin contestatarios a su lado, con lo que Concepción ha tenido vía libre para gestionar el Club a su criterio. El resultado ya lo conocemos.