X

Gil-Robles impulsa la mediación para conflictos con ayuntamientos

   

Álvaro Gil-Robles, en la Isla, esta semana. / FRAN PALLERO

TINERFE FUMERO > SANTA CRUZ DE TENERIFE

El Centro de Estudios de la Fundación Valsaín para la promoción y defensa de los valores democráticos, que dirige el prestigioso jurista y político Álvaro Gil-Robles, ha presentado a distintas administraciones de Canarias una propuesta para introducir la figura de la mediación en los conflictos administrativos, con especial atención a aquellos que tienen como protagonistas a los ayuntamientos entre sí o en los que se ven mezclados los particulares.

Dicha reunión, en la que estuvieron presentes tanto representantes de la administración autonómica como insular y municipal, tuvo lugar a mediados del mes pasado y, según detalló el propio Gil-Robles a DIARIO DE AVISOS, la acogida fue muy positiva, particularmente desde el Gobierno de Canarias.

La propuesta, que en realidad es una derivación del programa para implantar la mediación en la jurisdicción contencioso-administrativa en toda España, se debe al interés mostrado desde Red Eléctrica para buscar soluciones a los constantes problemas con que se topa a la hora de renovar sus infraestructuras en diversos territorios.

Este problema, lejos de ser baladí, ha alcanzado en Canarias hitos del calibre de la manifestación de 2002 por las llamadas torres de Vilaflor, considerada como la protesta callejera más numerosa que ha vivido el Archipiélago en su historia.

Piloto

Según detalló Gil-Robles, el proyecto señala a los secretarios de los Cabildos Insulares como la figura óptima para mediador, al menos en una experiencia piloto donde se fijaría un protocolo de actuación y de intenciones.

Como toda buena mediación, la resolución de dicha mediación nunca sería obligatoria aunque, lógicamente, siempre puede influir en el posterior desenlace de la controversia procesal.
El objetivo último es facilitar un encuentro, un espacio de entendimiento donde explicarse, entre las partes enfrentadas para evitar pleitos interminables o malestar social.