X
diario de navidad >

La Carpa Cepsa dinamiza a los niños de Santa Cruz

   

Un divertido Bob Esponja anima, más si cabe, la estancia de los niños en la Carpa de Navidad Cepsa. / DA

ÁNGELES RIOBO | Santa Cruz de Tenerife

La Carpa de Navidad Cepsa, ubicada en la plaza de Tomé Cano, Santa Cruz, se ha convertido un año más en el centro neurálgico de buena parte de las actividades de ocio con que los más pequeños pueden divertirse durante las vacaciones de Navidad a la vez que sus padres pueden consumir y potenciar el comercio de la zona.
Iniciativa de Cepsa-Refinería de Tenerife, la carpa fue inaugurada el pasado 23 de diciembre. Esta instalación acoge de manera gratuita a niños de entre tres y 13 años, con el fin de que sus padres y abuelos puedan dedicarse a otras actividades como la compra de los regalos navideños.

La Carpa de Navidad Cepsa, sirvió ayer de plataforma para la campaña de recogida de juguetes que mantiene el Tagoror del distrito La Salud-La Salle y el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS).

Una vez más se demostró el carácter solidario de los vecinos, pues fueron muchos los que depositaron juguetes que serán repartidos entre los vecinos más necesitados del municipio a través del IMAS. Hasta el próximo 2 de enero, los interesados en entregar juguetes para la causa pueden hacerlo en las oficinas de distrito ubicadas en la calle Zurbarán.

Diversión

Hasta el próximo 5 de enero y excepto el primero de mes, cada día, a las 10 de la mañana, la Carpa de Navidad Cepsa abre sus puertas en horario ininterrumpido, hasta las nueve de la noche. En las instalaciones, los niños pueden realizar todo tipo de actividades lúdicas y pedagógicas. Desde juegos de grupo hasta individuales, desde los más tradicionales, como el futbolín, hasta los más tecnológicos como la Wii, acompañados, buena parte del tiempo por un marchosísimo Bob Esponja. “Para ellos es como un recreo”, afirma el coordinador de la carpa, Alexis Marín, quien resalta la importancia de la instalación y la seguridad de los numerosos niños y niñas que cada día hacen uso de ella.

“A la vez que se fomenta el comercio de la zona, los niños están perfectamente atendidos por monitores especializados”, subraya.

En su primera semana de funcionamiento, ya son cientos los niños que han tenido disfrutado de actividades de ocio y educativas, especialmente diseñadas para que pasar un buen rato, en un ambiente acogedor, con la total tranquilidad de los mayores y de forma totalmente gratuita.

La carpa está dividida en varias zonas adecuadas a los diferentes grupos de edad de los usuarios y tiene capacidad para albergar hasta 60 niños al mismo tiempo.

[apunte]

A los habituales juegos didácticos, deportes y actividades audiovisuales, la Carpa de Navidad Cepsa acoge diversos talleres y representaciones teatrales:

La compañía Abukaka, dedicada al humor, pone en escena una obra infantil, dentro de la propia carpa, con la representación de los actores Diego Lupiañez y Carla León. Los pequeños pueden disfrutar de las peripecias del payaso Rudy, que se gana la vida vendiendo globos mientras sueña con montar un circo.

Modelar ‘JumpingClay’ es una de las actividades que puede desarrollarse en la carpa. El JumpingClay es una arcilla limpia, de secado al aire, que no se agrieta, sencilla de manejar, segura y con buena fragancia. El objetivo de la actividad es fomentar la creatividad, trabajar la concentración y potenciar el desarrollo de habilidades a través del juego.

[/apunte]