X
NAVIDAD >

La crisis también llega a la mesa

   

DIARIO DE AVISOS (*) | Santa Cruz de Tenerife

La situación económica que se vive tanto a nivel mundial como a escala local hace que la cautela a la hora de gastar se multiplique, incluso cuando hablamos del consumo de bienes de primera necesidad como son los alimentos. Por estas fechas, cada año, las familias hacen un importante esfuerzo para adquirir los productos que pueden llevar a su mesa en fechas tan señaladas como Nochebuena y Fin de Año. Sin embargo, este diciembre, ese esfuerzo está siendo mayor que nunca y, tanto en cantidad como calidad, los consumidores están optando por retrasar las compras. DIARIO DE AVISOS ha querido cogerle el pulso al ritmo de las compras en distintos puntos de la Isla. Así en Santa Cruz, desde el Mercado Nuestra Señora de África, su presidenta, Estefanía Hernández, señala que “la gente está mas cautelosa que el año pasado, vienen a comprar con más tranquilidad”. Afirma que para estas Pascuas los clientes van buscando “una comida buena y que no sea cara”.

“Parece que la gente ya sabe que estamos en una crisis y que no se va a salir pronto de ella”, añade la presidenta del emblemático mercado santacrucero. Puntualiza que “ya no es como antes y que los productos perecederos se compran a última hora”, en fechas más cercanas a las comidas tradicionales de Nochebuena, Navidad y Nochevieja.

Mercatenerife es otro de los puntos en los que mejor se puede visualizar el ritmo de compras y ventas de productos perecederos y cuyos datos reflejan que en el mes de octubre circularon por sus instalaciones un 8,2% menos de alimentos que en el mismo mes de 2010. Salvo las típicas uvas de la suerte, las frutas y verduras no entran en el perfil del típico alimento navideño y, por lo general, sus ventas no suelen variar en esta época, pero este año han disminuido.

De hecho, el presidente del mayorista de frutas y verduras Daneistel, Fancisco Peris, asegura que en este tercer trimestre su volumen de negocio ha mermado un 10% con respecto al año pasado.

Los comerciantes confían en que las compras de última hora repunten el consumo medio. / DA

Mayoristas

“En estos tiempos la gente se quita hasta de comer y pasa de la dieta mediterránea a una más atlántica”, expone el también presidente de la Asociación de Mayoristas y Operadores de Mercatenerife (Apemayo), quien detalla que no ha conseguido colocar las únicas nectarinas-melocotones que pueden encontrarse en la Isla, traídos por avión desde Chile, al precio de 6 o 7 euros. “Es un precio normal, con el que salimos el año pasado. Este año ha sido imposible venderlas y vamos a tener que bajarlo a 5 y 6 euros”, deplora Peris. “Lo mismo ocurre con las cerezas”, continúa el mayorista y explica que el año pasado las vendieron a 14 y 15 euros y este año las están vendiendo a cinco euros el kilo. “Cuando había abundancia la gente compraba lo mejor, ahora tiene más salida la mercancía de segunda clase, la gente ya no se va a lo perfecto”, destaca.

El sector de las comidas preparadas también nota la crisis. “Tenemos el mismo número de clientes pero la gente compra menús más económicos”, explica el gerente de una conocida empresa de elaboración y servicios de comidas preparadas. “Antes se consumían productos más caros y exquisitos, ahora se sigue llenando la cesta con otros productos más baratos”, afirma y argumenta cómo las cremas de langosta se sustituyen por cremas de berros…

[apunte]

La Laguna, a contracorriente

En la Cooperativa de La Candelaria, en La Laguna, las ventas navideñas no parece que se hayan visto afectadas por la crisis. Al menos en comparación con el año pasado, según ha advertido su presidente, Pedro Molina: “A estas alturas, las cifras de ventas en nuestros distintos establecimientos son similares a las de la anterior Navidad, incluso algo superiores”, dijo. Entonces, solo en porcinos, “se sacrificaron cinco mil animales”. Molina, también presidente de Agate, explicó que los productos más solicitados son los habituales por estas fechas: carne de cordero, de cerdo, quesos y papas, pero, sobre todo, carne de conejo, un plato muy recurrente en Canarias en Navidad. “En nuestro caso, mantenemos los precios habituales, no por ser Navidad los subimos”, dice. La Candelaria, fundada en 1951 y con asociados en todas las islas, cuenta con carnicería en sus dependencias de San Benito y Mercatenerife y dos puestos en los mercadillos de Tegueste y La Matanza. Molina precisó que las compras para Nochebuena y Nochevieja suelen retrasarse hasta el último momento, por lo que no descarta que las ventas se incrementen en las próximas semanas.

[/apunte]

Norte

Las perspectivas en uno y otro lado de la Isla no parecen mejores. En el Norte, en el Mercadillo de Tacoronte, uno de los más visitados, su vicepresidente, José Ángel García, confirma que se ha reducido la venta de productos. “La gente compra menos cantidad. Si antes se llevaba un saco con diez kilos de naranjas, ahora se lleva uno de cinco y lo mismo con el resto de alimentos”, asevera. A pesar de esto, García se muestra satisfecho porque “aunque hemos bajado en ventas, la afluencia se ha mantenido y el número de productos ofertados, también”.

Este descenso en las ventas también se confirma en la Cooperativa Agrícola Icod de los Trigos, en la que, según explica su responsable José Luis Chávez, “las ventas han bajado cerca de un 20%”. El precio de las materias primas también ha hecho, afirman desde la cooperativa, que los productores hayan optado incluso por no cultivar porque no les resulta rentable. Aún así, “vamos aguantando”, dice Chávez.

En Puerto de la Cruz, desde la carnicería que regenta Isidoro Alvelo, en la calle Pérez Zamora, admiten que “la venta de carne de calidad ha bajado” aunque el producto estrella sigue siendo el solomillo, eso sí, “la gente se lleva menos cantidad”. Como dato curioso, aporta Alvelo, en la ciudad la venta de cordero es una de las más destacadas debido a la gran presencia de la comunidad india en Puerto de la Cruz.

Sur

En el Sur de Tenerife, las expectativas de reactivación del consumo son poco halagüeñas para estas Navidades, pese a la buena marcha del turismo, pues al paro provocado por la crisis económica se suma el que los visitantes extranjeros gastan menos que en otras épocas, aunque las pocas esperanzas se basan en la tendencia a que muchos clientes dejen sus compras navideñas para última hora. En Granadilla, la Asociación de Empresarios y Comerciantes del casco afirma que están cerrando más negocios de los que abren, y que esta campaña navideña será “igual o peor” que la pasada, a pesar de que las pymes del municipio “están reduciendo los márgenes de beneficio para mantener un nivel de ventas que no remonta el vuelo”, según explica el secretario general de esta patronal, José Alberto Hernández.

En las zonas más turísticas, como Adeje y Arona, el panorama no es mejor. En el comercio tradicional adejero “las ventas van flojas, peor que el año pasado a estas alturas, pues el consumo se ha retraído, aunque tenemos la esperanza de que se aceleren a partir de los próximos días, dado que mucha gente espera al último momento para las compras de Navidad y Reyes”. Así lo manifiesta el presidente de la Asociación de Empresarios de Adeje, Jordi Esplugas, quien destaca que “los empresarios están haciendo esfuerzos para hacer descuentos importantísimos, reduciendo muchísimo los márgenes de beneficio, con la esperanza de que eso incentive al consumidor a comprar en el comercio de cercanías”.

En el municipio aronero, las previsiones tampoco son optimistas, “pues la crisis está haciendo estragos, y las altas tasas de paro hacen pensar que la campaña de Navidad no será todo lo buena que sería de desear”, en palabras del presidente de la Asociación de Empresarios de Arona, Antonio Luis. “Los comerciantes”, señala, “esperan que muchas compras se concentren en las vísperas de los días señalados”.

(*) Información elaborada por: Ángeles Riobo, Juan Francisco Jurado, Vicente Pérez Luis F. Febles y Natalia Torres