X
caso gürtel >

La exadministradora del grupo Correa se desdice sobre la grabación en la que dijo que la sociedad había pagado “los trajes de Camps”

   

EFE | Valencia

Isabel Jordán, exadministradora de diferentes empresas del grupo Correa, ha achacado a los nervios la frase de una conversación grabada en la que dijo que su sociedad había pagado 30.000 euros a la tienda Milano “para pagar los trajes de Camps”, ya que no sabe si es cierto.

Jordán, que se encuentra bajo protección policial tras las denuncias que interpuso contra Francisco Correa y Pablo Crespo -supuestos cabecillas de la trama Gürtel, que están citados a declarar esta tarde en el Palacio de Justicia de Valencia-, trabajó para diferentes empresas de la trama, que contó con una red de al menos siete sociedades con los mismos empleados.

En 2007 despidieron a uno de los contables, Javier Nombela, que también era asesor del PP en Madrid, y éste, en agradecimiento, le entregó un disco duro y un gran volumen de información que entregó a un notario por si en algún momento era requerida por el juez.

Entre esa información encontró numerosos asuntos que desconocía y por ello decidió abandonar el grupo Correa Isabe y denunciar a sus responsables por administración irregular, manipulación de archivos y amenazas, según ha contado la testigo, cuya declaración no ha podido ser grabada por las cámaras por su condición de protegida.

Entre otros asuntos, Nombela le comentó que había una factura pendiente de Orange Market con Forever Young de unos 30.000 euros, que según dijo “eran para pagar los trajes de Camps”.

Jordán, que asegura que estaba muy enfadada porque no había dinero en su empresa -en ese momento esta adscrita a Easy Concept- para pagar las nóminas, reprodujo este mismo argumento en una conversación con José Luis Peñas, concejal entonces de Majadahonda (Madrid), y con un asesor laboralista, la cual fue grabada por la Policía, y en la que confundió la tienda Milano con la de Forever Young.

Concretamente, según ha podido escuchar el jurado, dijo: “Hemos pagado incluso 30.000 euros a una tienda llamada Milano para pagar los trajes de Camps”.

Jordán ha admitido hoy que no sabía a qué correspondía el citado documento que reflejaba la citada deuda de Orange Market con Forever Young, que exactamente ascendía a 30.638 euros, y tampoco cree que fuera “cierto” que se debiera a los trajes de Camps.

La testigo protegida, no obstante, ha reconocido que pagó con la tarjeta de su empresa diferentes prendas en esta tienda para un alcalde de la Comunidad de Madrid por un importe de 2.400 euros.

También ha reconocido que en la información que le dio el contable hay otros artículos adquiridos en Forever Young, aunque ninguno de ellos era para sus empresas.

Las empresas de la trama, según ha dicho, solían hacer regalos a alcaldes y concejales en fiestas señaladas o por determinadas celebraciones.

Según ha contado, a Francisco Camps únicamente lo conoce por las noticias que aparecen de él en la prensa, mientras que con Ricardo Costa coincidió en 2007 durante el Open de Tenis de Valencia y en el expositor de la Comunitat Valenciana instalado en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur), cuyas infraestructuras fueron adjudicadas por la Generalitat a Orange Market durante varias ediciones.