X
australia >

La justicia australiana reabre por cuarta vez el caso de la desaparición y muerte de la bebé cuyos padres aseguran que fue robada por un perro salvaje

   

EFE | Sídney

La justicia australiana reabrirá por cuarta vez el caso de la desaparición y muerte de la bebé Azaria Chamberlain en 1980, cuyos padres aseguran que fue robada por un dingo (perro salvaje), informaron hoy medios locales.

La jueza de instrucción del Territorio Norte Elizabeth Morris anunció el domingo que el caso se reabrirá después de que los padres de la bebé, Michael y Lindy, proporcionaron nueva información sobre ataques de dingos contra niños, publicó hoy “The Australian”.

Así, se espera poner fin a un largo drama que inspiró el filme como “A cry in the dark” (Un grito en la oscuridad), protagonizada por Meryl Streep y Sam Neill, basada en el libro Evil Angels (Ángeles demoniacos) de John Bryson, así como la miniserie “Through My Eyes” (A través de mis ojos) y la ópera “Lindy”, entre otros.

Azaria tenía nueve semanas de nacida cuando desapareció el 17 de agosto de 1980 de la tienda de campaña que habían plantado sus padres cerca del emblemático monolito rojo de Uluru, en medio de una zona desértica en el centro de Australia, y su cuerpo nunca fue hallado.

Tras el incidente se abrió un proceso judicial en el que Lindy Chamberlain fue acusada por asesinato y sentenciada a cadena perpetua en 1982, mientras que el padre fue condenado a 18 meses de prisión por complicidad tras los hechos, pero después la pena fue suspendida.

Pero en 1987 la pareja adventista fue exonerada por una Comisión Real y posteriormente sus sentencias fueron anuladas, mientras la última investigación realizada en 1995 dejó abierto el veredicto.

El caso acaparó la atención de la prensa local e internacional y del público en general que especulaba sobre la muerte de Azaria, que en hebreo significa “Bendita por Dios” y comenzaron a proliferar bromas como la que apareció en la década de 1990 en un capítulo de la serie Los Simpson dedicado a Australia en el que Bart dice: “Creo que oí un dingo comiendo a tu bebé”.

La investigación judicial comenzará el próximo 24 de febrero en la ciudad de Darwin y no contará con la participación de testigos ya que solo se examinará nuevamente declaraciones antiguas, las investigaciones previas y nuevas evidencias sobre ataques de dingos contra niños.

Por ejemplo en abril de 2001, Clinton Gage, de nueve años, murió por ataque de un dingo en la isla de Fraser, y en 2007, una niña de cuatro años fue mordida por uno de estos perros salvajes australianos en este mismo lugar, recordaron los medios locales.

El padre de Azaria, Michael Chamberlain, dijo ayer a la radio ABC que está seguro de que se trata del “último veredicto que estábamos buscando”.