X
sanidad >

La sarna llega a familiares de empleados del Febles Campos

   

G. D. M. | Santa Cruz de Tenerife

El brote de sarna detectado en el santacrucero hospital Febles Campos no sólo ha afectado a pacientes y trabajadores del centro, sino que también ha llegado ya a algunos familiares de estos últimos, según confirmaron a DIARIO DE AVISOS fuentes laborales de esa entidad perteneciente al Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) del Cabildo tinerfeño. Así, al menos dos familias -dos niños en un caso, y el marido de una de las empleadas en otro- han padecido el contagio de sarna (que se transmite a través de un ácaro y por contacto), una afección que no reviste, en principio, peligrosidad pero sí es bastante molesta por la intensa picazón que produce.

Al menos 10 trabajadores

Esas mismas fuentes consultadas señalaron que al menos hay 10 afectados entre los trabajadores, especialmente enfermeros y auxiliares de enfermería, que están siendo atendidos por personal médico de la Mutua de Accidente de Canarias (MAC), y ocho entre los pacientes. Esto contrasta con la información aportada por la propia Margarita Pena, consejera insular delegada del IASS, que publicó ayer este periódico, en la que afirmaba que únicamente eran dos los pacientes del Febles Campos contagiados. Precisamente, Margarita Pena da hoy una rueda de prensa sobre temas relacionados con la gestión del IASS, en la que seguramente saldrá a colación este asunto.

Una de las recomendaciones sanitarias promovidas es que los propios familiares de los trabajadores acudan al médico para verificar si están contagiados y evitar así que se propague el brote. El personal laboral se encuentra sometido a diversos controles para determinar si ha contraído la afección que causa el ácaro transmisor de esta dolencia. De hecho, el Cabildo de Tenerife ha activado el protocolo de seguridad establecido en estos casos, pautado el tratamiento y extremado las medidas higiénicas. Los trabajadores del hospital Febles Campos llevan meses denunciando la situación en la que desarrolla su labor, tanto por las condiciones en las que se encuentra el propio establecimiento sociosanitario como por la falta de recursos humanos y materiales.