X
SANTA CRUZ >

La subasta del coche del alcalde divide a la oposición

   

NANA GARCÍA | Santa Cruz de Tenerife

Las medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Santa Cruz en su empeño de minimizar los gastos de la Corporación con la reducción del parque móvil municipal han suscitado diferentes reacciones entre los grupos políticos en la oposición. Así, mientras Ciudadanos de Santa Cruz y XTF-Por Tenerife se sitúan en una postura más benévola, al considerar que toda decisión que contribuya a racionalizar el gasto merece ser “aplaudida”, Sí se puede censura que “con este tipo de actitudes simpáticas” el alcalde capitalino, José Manuel Bermúdez Esparza (CC), se limita a “eludir” sus compromisos municipales.

En una perspectiva más fiscalizadora se posiciona el Partido Popular (PP), grupo que considera que esta actuación del alcalde “parece buscar más un titular de prensa que resolver los problemas de la ciudad”.

Para el concejal concejal de XTF- Por Tenerife (Izquierda Unida- Los Verdes- Socialistas x Tenerife), José Manuel Corrales, que el alcalde haya decidido “reducir gastos superfluos e innecesarios” dando, para ello, orden de vender el vehículo de alta gama de la Alcaldía “no va a suponer un montante económico importante, pero son gestos que van en buena dirección”. En este sentido, Guillermo Guigou, concejal de Ciudadanos de Santa Cruz, agrega que “muchos poquitos hacen mucho”.

Corrales recuerda, al igual que Guigou, que desde la oposición ya habían solicitado “austeridad y racionalización del gasto” al nuevo equipo de Gobierno, particularmente con determinados vehículos del parque móvil municipal que suponían un “gasto injustificado”.

Pero no existe unanimidad en este criterio. El edil de Sí se puede en Santa Cruz, Pedro Fernández Arcila, sostiene que la de Bermúdez es una “medida simpática con la que pretende cubrir el escaso compromiso para resolver los problemas en la gestión económica del Ayuntamiento”. Al respecto, Arcila recuerda que el propio alcalde ha reconocido “por decreto” que existe una deuda de alrededor de 84 millones de euros del ejercicio 2010 “de difícil o imposible recaudación”, lo que es “indicador de la nefasta gestión de la Corporación anterior”. Sí se puede estima, por tanto, que con “este tipo de actitudes simpáticas se pretende eludir abrir un procedimiento para exigir responsabilidades políticas Miguel Zerolo”.

[apunte]

Acción poco seria

El Partido Popular afirma que “cualquier medida de austeridad y ahorro siempre es bienvenida”, pero no parece muy serio anunciar un día que se rebaja el sueldo un 7% y a la semana siguiente poner en venta el coche oficial porque le da poco uso”. A juicio de los populares, estas “decisiones improvisadas” parecen “más propias de una economía familiar desbordada por las circunstancias que de un alcalde que debería saber lo que tiene entre manos”. “Además -indica el PP-, ninguna de las decisiones resuelve el problema del desempleo en Santa Cruz ni aborda con rigor la crítica situación financiera del Ayuntamiento”.

[/apunte]