X
el megáfono > Toscal-Longuera (III)

Las mujeres toman el mando

   

Arganda, Teresa y Loly forman un gran equipo humano que trabaja por el barrio. / MOISÉS PÉREZ

LUIS F. FEBLES | Los Realejos

La actividad vecinal en el barrio de Toscal-Longuera lleva el inconfundible sello femenino de la responsabilidad y el trabajo. La dinamización sociocultural en este popular núcleo realejero tiene nombre de mujer: Arganda, Loly y Teresa, forman un gran equipo humano encargado de gestionar las diferentes actividades que realizan las asociaciones vecinales en el barrio. Arganda Lorenzo y Loly Luis son la presidenta y vicepresidenta, respectivamente, de la Asociación de Vecinos La Barca, mientras que Teresa Encinoso dirige la Asociación de Mayores de Toscal-Longuera.

Las tres tienen una cosa en común, el amor por su barrio de toda la vida. Desde ambas asociaciones se llevan a cabo diferentes actividades relacionadas con la pintura, clases de danza y guitarra para mayores y niños, clases particulares de informática e inglés, además de numerosos encuentros y cenas que realizan con los vecinos de la zona. “Llevo dos años como presidenta de la Asociación de Mayores. Las actividades más demandadas son los bordados y la gimnasia, aunque sí echo en falta que vengan más hombres; son casi todas mujeres”, indica Encinoso.

Ambas consideran que el principal problema del barrio es el estado de la carretera general y la falta de más efectivos policiales en la zona. “Aparte del mal estado de esta carretera, esencial para nuestros vecinos, la ausencia de limpieza en algunas zonas es algo que hay que solucionar”, resalta la presidenta de La Barca. Aunque el apoyo del Ayuntamiento realejero es real y efectivo, “nuestras asociaciones se autofinancian con cuotas”. Arganda Lorenzo, consciente de la situación de desempleo, manda un mensaje de solidaridad a todos los vecinos del barrio: “Aunque no corren buenos tiempos, la asociación está abierta para todos y hay que acabar con el pudor de pedir ayuda; hay gente que pasa penurias”.