X
va por el aire > Benito Cabrera

Lo Divino > Benito Cabrera

   

La diferenciación entre cantar a lo divino, en contraposición a lo humano, es uno de los fundamentos de las diversas ramificaciones de las que pueden ser objeto las tradiciones literarias y musicales.

En Canarias, especialmente en Tenerife y La Palma, Los Divinos son grupos de personas que cantan pascuas en torno a las fiestas navideñas. Lo Divino también es el nombre del villancico canario por excelencia, que conoce numerosas versiones, tanto en sus giros melódicos como en los versos que lo componen.

Consta de dos partes bien diferenciadas, una en ritmo binario y otra, más viva, en ternario. Formalmente no guarda la fórmula estrofa-estribillo que define por concepto al villancico histórico, aunque por su temática religiosa es considerado como un genuino canto navideño. Suele acompañarse con los cordófonos más habituales del folklore isleño (bandurrias, laúdes, timple, guitarras), así como por instrumentos de percusión como panderetas y triángulos. No debe faltar en su interpretación el conocido pito de agua, con su peculiar imitación al trino de un pájaro.

Elfidio Alonso (Estudios sobre folklore canario, 1985) nos contaba cómo se gestó la versión más conocida. Con motivo de un festival benéfico, se reunieron personalidades de la talla del músico Fermín Cedrés, el cantante Néstor de la Torre y los poetas Diego Crosa y Gil Roldán. Cada uno aportó una de las estrofas iniciales, algunas de las cuales han permanecido, transformadas ya en tradicionales por el pueblo que las canta.

Gracias a la cronista Victoria Hernández, también conocemos la procedencia de los versos de la segunda parte, que fueron adaptados de la obra poética Las dos Noches Buenas, del autor cordobés Antonio Fernández Grilo, publicada en Madrid en 1880.
Al margen de su origen, estamos seguros de que esta noche sonará en todos los hogares canarios. Con el eco de sus sones, les deseamos una feliz Nochebuena.