X
sucesos >

Los dos acusados del homicidio en Huelva en 2009 dicen no recordar nada por el estado de embriaguez

   

EUROPA PRESS | Huelva

Los dos ciudadanos lituanos, E.S. y R.B., acusados de la muerte de un hombre identificado como J.H.C. y que residía en una tienda de campaña cercana a la de ambos en el paraje ‘Los Enebrales’, en Punta Umbría (Huelva), y para los que la Fiscalía pide doce años de prisión por un delito de homicidio, han asegurado este lunes en la primera sesión del juicio oral ante el Tribunal del Jurado no recordar nada por el estado de embriaguez en el que se encontraban cuando sucedieron los hechos, que se remontan al 27 de julio de 2009.

Durante su declaración E.S. ha señalado que no recuerda nada, excepto que hubo una discusión, sin embargo, según ha señalado el fiscal, en declaraciones anteriores éste culpó de los hechos a R.B y que él no participó, situaciones que ahora ha negado.

Del mismo modo, ha insistido en que recuerda “haberlo visto tirado en el suelo de espaldas”, así como que lo metieron en una tienda de campaña para que nadie lo viera, pero no recuerda “si se movía o se quejaba”.

A su vez, ha reconocido que se fue a bañarse a la playa tras mover el cuerpo, aunque ha asegurado que no tenía manchas de sangre “porque no había hecho nada”, y que al día siguiente se fue a Sevilla, donde fue detenido, para solicitar su pasaporte en el consulado.

Por su parte, el otro acusado R.B. ha asegurado también que no recuerda nada de los hechos porque “estaba borracho” y ha insistido en que él y sus compatriotas –en total convivían cuatro, los dos acusados y dos lituanos más– “bebían durante todo el día” y que no conocía a la víctima, a pesar de reconocer a la Policía Judicial que lo conocía de vista.

En cuanto al día de los hechos, ha insistido en que sólo recuerda que fue detenido por la Guardia Civil y que un médico lo inspeccionó por una lesión en la mano izquierda producida, según ha declarado, por una pelea con uno de sus amigos. En la primera sesión también han declarado agentes de la Guardia Civil, quienes han corroborado los hechos.

El juicio está previsto que finalice este martes en el juzgado de Instrucción número uno de Huelva tras analizar la autopsia de la víctima y la deliberación del jurado popular.

Escrito de acusación

Según reza el escrito de la Fiscalía, al que tuvo acceso Europa Press, los acusados el día 27 de julio de 2009 se encontraban en el paraje ‘Los Enebrales’ de Punta Umbría, donde llevaban varios meses viviendo con otros dos compatriotas, en tiendas de campaña, cercanas al Hotel Barceló.

Así, la Fiscalía sostiene que los acusados y sus compatriotas, que carecían de trabajo fijo y vivían de recoger restos y bebidas de los contenedores del Hotel, se emborrachaban con frecuencia y se peleaban entre ellos “con violencia y agresividad”.

Sobre 13,00 horas del citado día, los acusados se acercaron hasta una tienda de campaña cercana a las suyas, donde vivían desde hacía meses una mujer, L.F.M y un hombre, J.H.C. Ese día en la tienda estaba solo J.H.C, y los acusados le pidieron vino y como no tenía, le pidieron una radio, pero al no querer dejársela, “se pusieron agresivos y de forma sorpresiva R.B empezó a golpearle con los puños en el rostro y el tórax”.

Al intentar defenderse, E.S. se sumó a la agresión y tras tirarlo al suelo, le golpearon “con patadas por todo el cuerpo y también utilizaron un mango de una silla plegable hasta que quedó bocabajo y aturdido”, momento en el cual, y mientras E.S. lo sujetaba, R.B., “se puso detrás a horcajadas y con su antebrazo, le estranguló, causándole la muerte por asfixia mecánica”.

Una vez muerto, ambos lo arrastraron al interior de la tienda para que “no fuese visto” y a continuación escondieron su documentación y se fueron a bañar para quitarse la sangre y posibles restos del fallecido.

El cadáver fue descubierto por L.F.M., sobre las 14,00 horas y avisada la Guardia Civil, ésta se personó en el lugar, iniciando las investigaciones y deteniendo sobre las 15,00 horas y en la playa a R.B.

Ante estos hechos, la Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio, del que R.B es autor material y E.S es cooperador necesario. Pide imponer a cada acusado la pena de 12 años de prisión con accesoria de inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena y abono de la detención y prisión preventivas sufridas.

Además, considera que los acusados conjunta y solidariamente; indemnizarán a la hija del fallecido, salvo que se acredite la existencia de otros parientes vivos del fallecido, en la cantidad de 150.000 euros.