X
la laguna > Winter Music Festival de Tenerife

La promotora defiende que el Winter Music Festival cumplió la normativa

   

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

Rider Producciones, productora que organizó el Winter Music Festival de Tenerife el pasado miércoles en La Laguna, ha querido pedir disculpas a los vecinos que, por la proximidad al lugar del concierto, tuvieron que soportar ruidos y otros inconvenientes, al tiempo que han expresado su gratitud al colaborar con su sacrificio a que el festival se hiciera realidad.

En una nota de prensa, el director de Rider Producciones, Martín Rivero, ha querido dejar claro que un festival de estas características siempre producirá molestias a terceros, perturbaciones que la organización “intentó reducir al mínimo con una gran preocupación por parte de los promotores, tal y como se demostró dirigiendo el sonido al interior del recinto”. Además, asegura que por parte de la productora “se cumplió con las recomendaciones del alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, en cuanto al horario”.

Martín Rivero ha explicado que el festival se inició a las 17.00 horas “a medio gas de sonido”, mientras que a las 20.00 horas “se subió el sonido dentro de los mínimos habituales en conciertos y finalizó, con precisión suiza, a las 02.00 horas, una hora antes de lo previsto, por lo que se hizo un esfuerzo por responder a las demandas de los vecinos y, además, por concentrar las actuaciones en la nueva franja horaria”.

También ha querido incidir en que los huéspedes de la Residencia de Ancianos Hogar Santísimo Cristo de La Laguna “quizás fueron los que menos resultaron afectados por el ruido debido a que su edificio estaba de espaldas al escenario y a que dicha residencia goza de un sistema especial de insonorización para poder celebrar fiestas y conicertos en la Plaza del Cristo”.

El responsable de Rider Producciones ha hecho hincapié en que la organización “se esmeró en que todo discurriera con normalidad y perfecto orden”. Es más, ha asegurado que en el interior del recinto “no se registró el más mínimo incidente y ninguno de los asistentes experimentó en ningún momento sensación de inseguridad”.

Para garantizar la seguridad del público, tal y como ha explicado Martín Rivero, “la organización contrató un servicio de detector de metales en los accesos, medida que no es obligatoria pero que se aplicó por un sentido de responsabilidad y de control de calidad de nuestros conciertos”. Asimismo, ha aludido a que en fechas previas al festival se celebró en la Subdelegación del Gobierno –a petición de la organización– una reunión de coordinación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, autonómicas y municipales para coordinar el plan de control del riesgo y se redactó un plan de seguridad y autoprotección que “fue debidamente homologado”.

La productora ha querido aclarar, además, que la noche en la que se celebró el Winter Music Festival “sólo se registraron cuatro partes de incidencia por parte de la Policía Local, dato que es inferior a cualquier fin de semana en la ciudad de La Laguna”. Al mismo tiempo, ha comentado que el festival, en su faceta artística, “fue altamente valorado por los asistentes y, en términos de promoción exterior, ha sido un éxito mediático, por lo que se puede calificar de altamente beneficioso para La Laguna, Tenerife y Canarias”.

Por último, Martín Rivero se ha mostrado de acuerdo con que hay que estudiar soluciones para compatibilizar ruido con descanso pero que “no sea a base de denomizar creando estigmas contra propuestas como el Winter Music Festival, que puede tener perfecta cabida en la oferta global de La Laguna, con todos los requisitos razonables que sean precisos, y que puede ser muy beneficiosa para la ciudad como guiño a la modernidad y el saber estar acorde con los tiempos que corren”.

“Además, el festival responde a los gustos y demandas del sector de los más jóvenes, muchas veces ninguneado y no comprendido ante otras ofertas culturales dirigidas a otros públicos, como el adulto y el infantil”, concluye Rivero.