X
ARONA >

Malpaso albergará un polígono de industrias recicladoras de residuos

   

El concejal de Medio Ambiente, Antonio Sosa, señala los terrenos del polígono industrial, que incluirá la planta del PIRS (al fondo). / DA

VICENTE PÉREZ | Arona

La zona de Malpaso, en Arona, contará con un polígono industrial destinado al tratamiento y reciclaje de residuos, situado entre el cruce de Guaza y Buzanada, con acceso a la carretera insular TF-66. Esta área, que incluirá varias industrias en la actualidad alegales, ocupará 140.000 metros cuadrados, equivalentes a 14 campos de fútbol.

Para tal fin, los ocho propietarios de los terrenos -entre ellos, el Cabildo tinerfeño- ya han firmado el convenio para desarrollar el plan especial que ordenará la zona, y que incluye una nueva rotonda de acceso a la citada carretera, según ha informado el concejal de Medio Ambiente, Antonio Sosa. Se trata, destaca el edil, del primer ámbito industrial de este tipo que se pone en marcha de entre los más de 30 que prevé el Plan Territorial Espacial de Ordenación de Residuos de Tenerife (Pteor), “por lo que será el prototipo que marcará el camino para los demás”.

Este suelo de Malpaso figura protegido como rústico agrícola tanto en el Plan General de Ordenación (desde 1993) como en el Plan Insular de Ordenación del Territorio (ARH de Protección Económica 1), pese a lo cual se han establecido en este lugar una empresa recicladora de residuos de la construcción y un desguace de vehículos, usos industriales que quedarán legalizados al estar recogidos ahora el Pteor, y que incluyen también la actual Planta de Transferencias de Residuos (PIRS).

El siguiente paso, una vez firmado el convenio, son los trámites de evaluación de impacto ambiental (con un informe de sostenibilidad) y del proyecto de urbanización. El proyecto lo redacta Estudios Luengo, que deberá presentarlo ante el Cabildo, y éste darle el visto bueno, para a su vez remitirlo al Ayuntamiento y dar las licencias pertinentes para ejecutar las obras, que deben incluir un enlace con la TF-66.

Una vez obtenidas todas las autorizaciones pertinentes, los propietarios de los terrenos tendrán un año para iniciar las obras, y dos para terminarlas. “Esta nueva rotonda”, apunta Antonio Sosa, “vendrá a resolver también un problema con los accesos al colegio Echeide y la Planta de Transferencia”.

El concejal destaca la importancia de la ordenación de estas infraestructuras de recuperación y reutilización de residuos, dado el objetivo marcado de lograr situar en la media nacional la cantidad de desechos reciclados por persona en Tenerife.