X
CABILDO >

Morales recuerda que solo tienen competencias en las balsas de carácter público

   

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Hace aproximadamente dos semanas, en el municipio de Granadilla tuvo lugar la rotura de un estaque de agua de titularidad privada, que afectó a un total de seis viviendas de la zona. Ante esta situación, el Cabildo de Tenerife, a través de Consejo Insular de Agua (CIATF), ha recordado que el mantenimiento y control de este tipo de obras le corresponde a los propietarios.

“Cuando hablamos de infraestructuras hidráulicas de almacenamiento hay que diferenciar si son, balsas, presas o estanques y si son de titularidad pública o privada, ya que ello implica un ámbito competencial diferente”, señaló a este medio el consejero de Aguas, Jesús Morales. “Aquellas de titularidad privada son los propietarios quienes deben llevar a cabo el mantenimiento y conservación; en el caso de las públicas esto compete a la administración titular”, precisó. Morales indicó que la Isla cuenta con 45 presas y 24 balsas, pero no todas en uso. Además, resaltó que las balsas, gestionadas por Balten, se empezaron a construir entre los años 80 y 90, “por lo que son infraestructuras que se han construido con métodos modernos de ejecución, e incluso cuentan con una red de drenaje debajo de la lámina que permite detectar cualquier fuga”.

Del mismo modo, el consejero afirmó que “en el caso de presas la mayoría son de titularidad privada y no todas ellas están en uso, caso de la de Los Campitos y El Río (ambas públicas), ya que el tiempo ha demostrado que no es el mejor sistema de almacenamiento de agua, bien por la permeabilidad del terreno donde se encuentran, bien por la evaporación que conlleva que se pierda mucha agua”. Así, matizó que “su nivel en altura no suele ser elevado por lo que si a nivel de riesgo y de seguridad hablamos implica una minimización de los mismos, este es uno de los aspectos relevantes que se controla en las visitas”.

“Desde el CIATF se han desarrollado en los diversos trabajos para la mejora de estas infraestructuras como la clasificación de las mismas en función del riesgo en el que se sigue trabajando, el diagnóstico y estudio de la presa de Don Hipólito, a la vez que se han realizado inversiones en la charca del estado, entre otras actuaciones, aclaró”.

Por último, insistió en que “la mejor medida a aplicar, independientemente del control que se hacen de ellas es hacer un buen uso, sin sobrepasar las condiciones para las que han sido diseñadas”.