X
retiro lo escrito > Alfonso González Jerez

Nuevo gobierno > Alfonso González Jerez

   

Me dice un lector -todavía queda alguno- que no he escrito una palabra sobre el nuevo Gobierno presidido por don Mariano Rajoy, pero, ¿para qué insistir en añadir un grano más al impresionante granero hermenéutico de los últimos días? Y, sobre todo, ¿para qué ser aguafiestas? Es un Gobierno normalito. Una asamblea de leales al presidente en la que no faltan las humoradas. Por ejemplo, que Arias Cañete vuelva al Ministerio de Agricultura y Pesca y asuma las competencias en materia medioambiental. Hasta las asociaciones agrarias mejor dispuestas hacia el PP despidieron al señor Arias Cañete echando pestes. ¿Y la irresistible ascensión de la señora Ana Matos como ministra de Sanidad y Asuntos Sociales? Bien está, bien está premiar a los fieles, y la señora Matos es sobre todo fiel a Rajoy y a los rayos uva. Algunos afirman que el señor Soria pretendía la cartera de Fomento, pero lo dudo. El Ministerio de Fomento será, en los próximos cuatro años, una esquina llena de telarañas y manguitos polvorientos donde se marchitará la sonrisa de clown triste de Ana Pastor. Soria, en cambio, tendrá poder e influencia: las empresas turísticas, la exhausta industria española, los buitres leonados de las compañías eléctricas, huuum.

Por supuesto lo más llamativo es el fichaje de Luis de Guindos como ministro de Economía. Al parecer es de mal gusto recordar que el señor de Guindos fue el máximo responsable de Lehman Brothers para España y Portugal y miembro de su Comité Operativo Europeo desde 2006. Lo cierto es que miles de españoles – participantes en fondos de inversiones y pensiones – perdieron una pasta gansa por la quiebra de Lehman Brothers y ahora tienen como ministro de Economía a quien vendió a las empresas locales sus nigrománticos productos financieros. Disculpen la ordinariez demagógica. El señor de Guindos sabe mucho. ¿Que negó en su etapa como secretario de Estado, allá por 2005, la existencia de una burbuja inmobiliaria en España? No se lo tomen en cuenta, como no hay que tomar en cuenta sus previsiones casi invariablemente erróneas respecto al crecimiento económico del país y la evolución de su deuda pública y privada. De Guindos no está hecho del mismo material que usted o yo. Forma parte de una aristocracia del espíritu que le permite ser secretario de Estado, luego trabajar para Lehman Brothers, a continuación integrarse en una multinacional, alcanzar un Ministerio y, en el futuro, comenzar de nuevo en el mundo privado en las mejores condiciones contractuales. En ese mundo privado y privatizado que nos espera a todos, pero no para entrar a formar parte de los hermanos, sino para hacer el papel de primos. Ellos saben lo que hacen y usted se cree lo que dicen. Pero sin prisas. Ni una sola media aprobada en el Consejo de Ministros. Y faltan dos tercios de los secretarios de Estado por nombrar. No se angustien: esta gente tiene toda la vida por delante.