X
inundaciones filipinas >

Reanudan la búsqueda de unas 808 personas desaparecidas en las inundaciones de Filipinas

   

EFE | Cagayan de Oro (Filipinas)

Los equipos de rescate reanudaron este lunes la búsqueda de unas 808 personas desaparecidas en las inundaciones que han causado al menos 653 muertos en el sur de Filipinas, según datos de la Cruz Roja.

Cientos de viviendas y aldeas enteras fueron anegadas por las riadas después de que la tormenta tropical “Washi” desencadenara fuertes precipitaciones en las regiones de Visayas y Mindanao desde el pasado viernes.

En Mindanao, las autoridades de la ciudad de Iligan preparan un entierro masivo ante la descomposición de decenas de cadáveres a causa del calor, mientras que en Cagayan de Oro se han agotado los féretros de niños debido al elevado número de muertos.

Hasta el momento, 552 personas han perdido la vida en estas dos localidades, y el resto de la víctimas mortales han sido contabilizadas en las provincias de Bukidnon, Negros, Compostela Valley y Zamboanga del Norte.

El número de damnificados es de 106.476 personas, de las que 34.911 se encuentran en 30 centros de acogida, de acuerdo con el Consejo Nacional de Prevención y Respuesta a Desastres.

El director de esta agencia, Benito Ramos, señaló que los afectados necesitan urgentemente agua potable y que luego necesitarán asistencia para reconstruir sus vidas.

La prensa local y parte de la población culpa de la catástrofe al Gobierno por no haber avisado antes de la tormenta tropical, mientras que las autoridades alegan que los vecinos no se prepararon en plena época de lluvias.

Entre la tarde del viernes y la madrugada del sábado, “Washi” descargó en Mindanao más cantidad de agua que todo la recogida en la región durante un mes de la estación lluviosa.

Los expertos de las agencias internacionales identifican el chabolismo como el principal factor del gran número de muertos que causan en el país los desastres naturales y que evidencian el mal estado de las infraestructuras.

La incontrolada deforestación también favorece las riadas y avalanchas de tierra que son frecuentes durante la estación lluviosa que por lo general comienza en mayo y concluye en noviembre.