X
MALDITO PARNÉ >

Rumbo a Brasil > María Fresno

   

Hace años nuestros abuelos tuvieron que emigrar a Venezuela. Ahora, el Gobierno canario anima a nuestros jóvenes a que cojan el petate y se vayan a Brasil, país, por otra parte, lleno de oportunidades laborales gracias a la gran cantidad de eventos deportivos que esperan celebrar en los próximos años.

No está mal que desde el Ejecutivo y, dada la mala situación económica que atraviesan las islas, se busquen alternativas para que los parados menores de 25 años encuentren trabajo, pero no sé cómo tomarme el hecho de que, desde el propio Gobierno de Canarias, se anime a los jóvenes a que se vayan fuera de las Islas. ¿Estamos diciendo a nuestros jóvenes que aquí lo tienen crudo? ¿Les estamos diciendo que se preparen, que estudien, pero que para trabajar tienen que irse a Brasil?

Si es así, la situación está peor de lo que pensaba. Y conste que pensaba muy mal. Con una cifra de desempleo, trágica e inadmisible [dicho por el propio Gobierno] ¿no es mejor buscar otras opciones para que nuestros jóvenes se queden aquí y puedan desarrollar su actividad profesional en las Islas?

Canarias es, tras Andalucía, la comunidad autónoma con mayor porcentaje de hogares con todos sus activos en paro (15,9%), muy por encima de la media nacional (11%). El 37% de los jóvenes con educación primaria está en paro frente al 20% de las personas con estudios superiores. Canarias crea tanto empleo público (2,6%) como privado (3,8%) de manera interanual. Estos datos hablan por sí solos.

Estoy de acuerdo con la internacionalización de las empresas. Es bueno que los empresarios canarios crucen el océano con la idea de ampliar el negocio y adentrarse en el mercado exterior. Pero antes de animar a ello, habría que mejorar las conexiones aéreas. Hay negocios fuera de las Islas, no solo en Brasil. En Guinea, Senegal y los países del Este están ofreciendo oportunidades, pero las conexiones aéreas con esos países son terribles. ¿No sería bueno que antes de animar a irse a Brasil se creara un vuelo directo desde las Islas? A principios del siglo pasado fue Venezuela la que dio a los canarios las oportunidades. Todos tenemos en nuestra familia a alguien que se vio obligado a emigrar porque aquí escaseaba el trabajo.

En pleno siglo XXI me niego a pensar que hemos vuelto a los años 30 y que nuestros jóvenes se tienen que marchar, esta vez a Brasil, a buscarse la vida. Muchos de ellos vendrán con las alforjas llenas e invertirán en las Islas. Otros muchos, viendo el panorama de las Islas, preferirán quedarse en el extranjero, donde las oportunidades se multiplican como rosquillas.

Quiero pensar que el Gobierno de Canarias tiene un as debajo de la manga para ofrecer alternativas y expectativas a nuestros jóvenes. Quiero pensar que no hay un futuro tan negro que todos, al final, tengamos que coger un avión rumbo a Brasil.