economía y servicios >

Salvador García: “La innovación tiene que apoyarse en actividades ya existentes”

Salvador García, director de la refinería CEPSA de Tenerife. | DA

IGNACIO GÓMEZ BURZACO | Santa Cruz de Tenerife

Sin energía las sociedades no pueden avanzar, Y en el caso de un territorio como Canarias, muy dependiente de barcos y aviones, la disponibilidad de combustible es fundamental. Tenerife cuenta con una refinería que produce la mayor parte de los combustibles que se consumen en el archipiélago, tanto para transporte como para la generación de energía eléctrica. Unas instalaciones que generan riqueza y muchos puestos de trabajo, además de impulsar la innovación en el ámbito industrial desde su creación, algo que su director, Salvador García, resalta en esta entrevista.

– En los últimos años se habla mucho de desmantelar la Refinería, mientras al mismo tiempo se proclama la necesidad de tener industrias y diversificar la economía canaria para salir de la crisis, crear puestos de trabajo, y no depender solo del turismo. ¿No son planteamientos contradictorios?

“Lo que yo constato es que la mayor parte de los análisis y planteamientos que hacen expertos y políticos, ligan el desarrollo de la economía canaria al turismo. Pero las islas necesitan también el aporte de otros sectores. Y en este sentido, el sector industrial tiene algo que decir. Desde la Asociación Industrial de Canarias yo siempre he defendido la idea de que la innovación tiene que sustentarse en actividades ya existentes. Se puede apostar por cosas totalmente nuevas, pero creo que es mejor apoyarse en lo que ya tenemos, y aplicar sobre ello las innovaciones, para que las empresas se desarrollen de forma más competitiva. Los cambios radicales en los modelos productivos exigen recorrer caminos muy duros en formación y especialización. Por eso, yo defiendo que las industrias ya implantadas en Canarias sean el motor de la innovación, aprovechando sus potencialidades y el conocimiento de la realidad insular”.

– ¿La Refinería Tenerife es un ejemplo de innovación?

“La Refinería de Cepsa en Santa Cruz de Tenerife fue en su momento el motor de la industria del refino de petróleo en España. De aquí surgió un modelo de negocio industrial cuyo desarrollo era imposible de visualizar cuando arrancó en los años treinta del siglo pasado. La Refinería Tenerife fue el embrión del grupo Cepsa y de aquí han surgido técnicas pioneras en la industria del refino. Por eso reitero mi convencimiento de que hay muchas posibilidades de innovación en las industrias ya implantadas en Canarias”.

– ¿Cómo se traduce en estos momentos esta apuesta por la innovación en la Refinería Tenerife?

“Mantenemos una buena colaboración con la Universidad de La Laguna, y derivado de esto tenemos previsto la ejecución de una serie de proyectos que nos permitirán afrontar mejor nuestra actividad productiva. Por ejemplo, tenemos un proyecto para mejorar el funcionamiento de la planta de aguas residuales. Y también queremos impulsar el reciclado de aceites vegetales usados utilizando procesos de la propia Refinería. Y así le podría poner otros ejemplos, que se irán acometiendo en un futuro. La idea que hay detrás de estas iniciativas es la mejora continua de nuestros procesos productivos. Y gracias a estos proyectos, podemos tener resultados a corto plazo”.

– ¿Qué aporta la Refinería Tenerife al sector energético de Canarias?

“El petróleo ha sido el motor del mundo durante el siglo XX y lo sigue siendo en estos comienzos del siglo XXI. Es un producto cuyos derivados se han ido adaptando a las necesidades del ser humano, y pienso que así será en el futuro. Ahora bien, si aparecen alternativas más ventajosas, sin duda acabarán ocupando el lugar de los derivados del petróleo en cada sector concreto.
En Canarias hay una tendencia a considerar los aspectos energéticos solo desde el punto de vista de la electricidad. Y muy relacionado con ella tenemos todo lo relativo a la implantación y uso de las energías renovables. Pero parece que se olvida que vivimos en un territorio insular, fragmentado, que depende de diferentes medios de transporte para su desarrollo. Y los transportes utilizan combustibles líquidos derivados del petróleo. De los siete millones de toneladas de combustibles que se comercializan al año en Canarias, solo una cuarta parte se emplea en la generación de electricidad. El resto es el combustible que se utiliza en aviación, en los barcos, y en el transporte terrestre. Por todo esto, yo creo que, en la actualidad, hablar de la energía en Canarias es hablar de petróleo”.

Imagen de la Refinería CEPSA en Santa Cruz de Tenerife. | DA

Evolución del mercado

– ¿Cómo ha evolucionado el mercado en 2011?

“Hay un descenso en el consumo. Y en cuanto a producción, a escala nacional somos un país deficitario en destilados medios, como gasóleo y querosenos, y excedentarios en gasolina. No podemos olvidar que en los años ochenta la legislación favoreció la dieselización del parque automovilístico. Pero los sistemas productivos de las refinerías de Cepsa y de otras compañías presentes en España no estaban dimensionados para esta demanda, y por eso hasta el año 2009 se ha tenido que recurrir a importar grandes cantidades de gasóleo. Las compañías han ido realizando diferentes inversiones en sus refinerías para corregir este desequilibrio, y con la reducción del consumo, ahora la balanza está más equilibrada. Se han reducido las importaciones de destilados medios, aunque se mantienen los excedentes de gasolina”.

“En lo relativo a los márgenes económicos derivados del refino, también se han visto afectados. Hay más competencia con la llegada de productos de otros países. Y no se ha podido trasladar completamente a los precios finales de los productos los incrementos de precio de la materia prima, impulsados al alza por factores coyunturales como la guerra en Libia. Unas circustancias han encarecido lo que se llama la cesta de crudo, que es la combinación de los distintos tipos de petróleo procedentes de varios países, y que ha afectado en especial a los países del sur de Europa”.

Cambios globales

– He visto algún análisis que advierte de un incremento en el precio del petróleo, presionado por la demanda de los países emergentes. Algo que para los países europeos en crisis, y sobre todo para España, no ayudaría a la recuperación económica. ¿Qué impresión tiene usted?

“En efecto, el crecimiento económico de algunos países emergentes supone un incremento en el consumo de materias primas, entre ellas el petróleo, y por lo tanto, su precio. Y ante la realidad de lo que sucede en esos países, quizá Europa se tenga que replantear su modelo productivo. Los países europeos han sido fuertes y han progresado gracias a su industria. Pero desde hace años se ha ido trasladando a Asia una importante capacidad productiva, que al final ha reducido la capacidad de generar valor en la propia Europa. Y eso combinado con un mercado global, creo que está originando un empobrecimiento de nuestro continente. Los problemas que tenemos en estos momentos quizá solo sean la punta de un iceberg. Por otro lado resulta clarificador ver cómo los Estados Unidos cada vez miran más al Pacífico, pero sin perder su industria y su capacidad productiva, a diferencia de lo que ha hecho Europa con algunos sectores. Y de ahí también la negativa de los norteamericanos a firmar acuerdos como el protocolo de Kioto, que pueden limitar o perjudicar su industria”.

– En nuestro caso, la rebaja en las tasas aéreas ha sido un factor importante para propiciar un aumento en el número de vuelos y de turistas. ¿Pero hasta qué punto el incremento en el precio del petróleo puede elevar el coste del queroseno que utilizan los aviones y neutralizar esa ventaja?

“El precio del combustible es una variable muy importante para las compañías aéreas. Hay que tener en cuenta que los billetes se pueden comercializar con una gran anticipación, mientras los precios de los combustibles fluctúan constantemente y pueden provocar desajustes en las cuentas de resultados de las aerolíneas. Si el precio del petróleo sube, es evidente que eso afectará tarde o temprano a los precios de todos los transportes, y Canarias puede verse perjudicada”.