X
opinión > Sara Ferrera

Santa Cecilia, en Arafo > Sara Ferrera

   

En Arafo, el pueblo de la música, se celebró, como es tradición, la festividad de Santa Cecilia, que es el 22 de noviembre y, aunque ese día los músicos se reúnen para festejar por medio de comidas, parrandas, etcétera, los actos en honor a la patrona se realizan, desde hace tiempo, el fin de semana siguiente.

El sábado 26 del mes pasado, a las 20.00 horas y en el teatro del Auditorio Juan Carlos I, la Agrupación Artístico-Musical La Candelaria ofreció un extraordinario concierto, muy bien acogido por las personas asistentes. En el transcurso de éste, se realizó un entrañable homenaje a quien fue -hasta ese día y durante 20 años- el director de la citada banda, Roberto Javier Pestano González. Este notable músico arafero ha sabido llevar la dirección con vocación, perfección y calidad. Roberto ha seguido la línea de su antecesor, ya fallecido, el inolvidable e ilustre arafero Amílcar González Díaz, su maestro y amigo, el cual cedió la batuta a quien él sabía que iba a llevar a La Candelaria por el camino idóneo, como así resultó ser.

Roberto ha desempeñado su cometido con profesionalidad, trabajo, esfuerzo, entusiasmo, paciencia… Bajo su experta batuta, la banda ha recibido excelentes críticas y acogidas en todos los lugares, tanto de Canarias como de la Península, donde ha dejado muestras de su buen hacer musical, habiendo colocado en el listón más alto el nombre de Arafo. A partir de ese momento, la dirección corre a cargo de un joven músico perteneciente a la banda y con muy buena preparación, José Carlos Fariña Pérez.

Roberto deja la dirección, voluntariamente, pero no La Candelaria, en la que continuará como instrumentista y profesor de la academia. Mil gracias querido amigo por tu dedicación y por los inolvidables conciertos que nos has brindado. El domingo se ofició, en la parroquia matriz de San Juan Degollado, una misa solemne presidida por nuestro párroco, Víctor Manuel Álvarez Torres, quien predicó una bellísima homilía en relación con la música, centrándose en la celebérrima Novena Sinfonía de Beethoven (única obra musical que es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco). Los músicos, junto a numerosos fieles, abarrotaban el templo. Durante la eucaristía, la Sociedad Filarmónica Nivaria interpretó varias obras y culminó con el Aleluya de Haendel. Seguidamente, se realizó la procesión. Durante el trayecto, acompañaron a Santa Cecilia las armoniosas notas de varias marchas procesionales ejecutadas por La Candelaria y La Nivaria. Ambas bandas nos deleitaron con pasodobles en la plaza mayor. Finalizó la celebración con un brindis de confraternidad, obsequio de la parroquia a los músicos.

Felicidades a los componentes de las bandas, rondallas, grupos musicales… Y a todos los araferos que vivimos la música como algo inherente a nuestro ser. El insigne periodista Ernesto Salcedo dijo: “Arafo es la catedral de la música en Canarias”. Qué gratificante que se conozca a nuestra Villa por este preciado don que tenemos la suerte de poseer. Qué hermoso que este bello arte, considerado el lenguaje universal de los pueblos, sea nuestra seña de identidad, nuestra idiosincrasia.

¡Felicidades, Arafo!.