X
Candelaria >

Se congelan impuestos, pero no así las tasas municipales

   

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

El grupo de Gobierno del Ayuntamiento de Candelaria confirmó durante el último pleno del año, celebrado ayer, su decisión de congelar los impuestos municipales (Impuesto de Bienes Inmuebles, Impuesto Actividades Económicas, Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, Plusvalías y Construcción) para el ejercicio 2012, en respuesta a una moción presentada por Coalición Canaria que pedía la congelación de todos los gravamen y tributos municipales, que no fue aprobada, al votar en contra los concejales socialistas.

El concejal de Hacienda, Javier Rivero, explicó esa postura y puntualizó que el incremento o no de las tasas dependerá en gran medida de que los servicios como la limpieza, la recogida de basuras, escuelas municipales deportivas, bodas civiles, Universidad Popular de Candelaria, entre otras, se puedan seguir prestando con las mismas garantías de calidad y los costes del mantenimiento de servicio no superen los gastos de los mismos. Además, Rivero matizó que en el caso de que se incrementen las tasas no se aplicará en los primeros meses de año, sino que se evaluará y analizará está posibilidad atendiendo a las circunstancias de cada una de las tasas y los servicios a los que se destinan.

Nazaret Díaz, portavoz de CC, defendió la moción y recordó que “en los últimos años, la carga impositiva que han soportado los ciudadanos de Candelaria ha aumentando de forma totalmente desmesurada, tal como refleja la evolución en crescendo del Impuesto de Bienes Inmuebles (contribución), que ha pasado de un 0,46% en el año 2000, al 0,54% del 2011. Si bien es verdad que este gravamen descendió con respecto al año 2010 un 0,01% , no es menos cierto que como consecuencia de la última revisión catastral, muchos de los bienes verán duplicados e incluso triplicados su valor, y que ese incremento será igual para todos, ricos y pobres, funcionarios, notarios, pensionistas y parados, porque el valor catastral va ligado al valor de la casa y no a las circunstancias sociales de su propietario”.

Desde las filas nacionalistas se instó a los otros grupos a aprobar la moción porque “el Ayuntamiento, como administración pública más cercana al ciudadano, tiene que hacer un esfuerzo para ayudar a nuestros vecinos y vecinas de Candelaria, y para amortiguar esta situación proponemos la congelación de los impuestos y de las tasas municipales, así como ampliar las bonificaciones de las distintas figuras impositivas”.

Tranquilidad

El pleno, quizás por ser el último del año, fue más tranquilo que los anteriores y el grupo de Gobierno sacó adelante sus propuestas, como los avales de 450.000 y 350.000 euros para las empresas Viviendas y Servicios Municipales y Epelcan, así como el III Plan Municipal de Drogodependencias de Candelaria, un texto que viene a continuar la labor desarrollada desde el año 2002, cuando se creó la Unidad de Prevención Municipal de Drogodependencia. El alcalde Gumersindo García destacó la importancia de la participación de todos los colectivos municipales a la hora de elaborar estos planes.

El pleno también aprobó una moción de Sí se puede en la que se instalará a la Fecam para que traslade al Gobierno de España una propuesta para establecer un modelo único que fije las retribuciones de los cargos electos en todos los ayuntamientos.

[apunte]

Cierre del pabellón

El grupo municipal de Coalición Canaria en Candelaria solicitó ayer por asuntos de urgencia, que el Ayuntamiento ejecute de manera urgente, la obra del cierre perimetral del muro que separa la parte trasera del pabellón de la Charca que se encuentra anexa a la nueva instalación deportiva que lleva el nombre de Pedro Manuel Brito Guanche, en Las Cuevecitas. Esta instalación deportiva fue ejecutada dentro del denominado Plan E, que comprendía solamente el espacio deportivo, por lo que el acondicionamiento exterior es responsabilidad del Ayuntamiento, alegó la concejala y portavoz del grupo nacionalista, Nazaret Díaz, quien recordó que existe un riesgo evidente en su entorno para las personas que visitan esta instalación, ya que en la parte trasera del pabellón existe una charca y la única medida de seguridad es un muro de menos de un metro de altura.

[/apunte]