X
sucesos >

Se estrecha el cerco sobre el conductor homicida del Puerto

   

ALFONSO FERRER (CASO SIETE) | Puerto de la Cruz

Las pesquisas iniciadas por Policía Local del Puerto de la Cruz y, sobre todo, por los especialistas del Cuerpo Nacional de Policía a raíz del atropello mortal ocurrido durante la noche del domingo 11 van avanzando.

Como recordarán los lectores, fue en torno a las 23 horas de aquel día cuando un hombre de 93 años, nacido en Badajoz pero vecino de la Isla desde hace muchos años, murió tras ser arrollado por un vehículo que se dio a la fuga.

El tristísimo suceso tuvo lugar en la calle de Sebastián Padrón Acosta, cerca de la Urbanización Tucán, en el municipio de Puerto de la Cruz, muy cerca de donde vivía el infortunado anciano. Un taxista fue el que avisó de lo sucedido cuando vio su cuerpo sin vida en la carretera.

Según fuentes consultadas por Caso Siete, no se descarta ninguna hipótesis, ni siquiera la posibilidad de un asesinato. El móvil, desde luego, no sería el robo. El fallecido llevaba encima, en el momento del atropello, 1.135 euros.

En principio, el juzgado competente ha dado la orden de instruir la causa por este accidente como un delito de homicidio imprudente, así como otro de conducción temeraria y un tercero de omisión de socorro.

El protocolo de actuación policial en estos casos orienta la investigación hacia los colectivos que son más fáciles de detectar y de localizar. Debido a que el modelo de vehículo implicado en el accidente es muy utilizado entre los taxistas, algunas averiguaciones se han llevado a cabo en este gremio.

Tal pesquisa se ha llevado a cabo pese a, según fuentes consultadas, encontrar algunas reticencias por parte del personal administrativo de alguna cooperativa que desconocía los procedimientos policiales en estos casos.

Desde hace algunos años, los taxis del municipio circulan con sistemas GPS que permiten que sean localizados en todo momento. Se trata de una información que, al quedar registrada, resulta esclarecedora y que, finalmente, ha sido facilitada sin mayores problemas.

Al margen de este colectivo, los investigadores han abierto otras vías y ya contemplan a algunos sospechosos. Por lo pronto, todos los talleres y desguaces están avisados, por lo que será difícil que el vehículo responsable del atropello mortal pueda efectuar cualquier arreglo o cambiar un repuesto sin que las autoridades policiales se enteren.

Cabe recordar que en lugar de los hechos se halló, entre otros restos, un pedazo de plástico de la parrilla frontal del vehículo.