X

Sindicatos y patronal no pactarán el núcleo duro de la reforma laboral

   

EFE | Madrid

Las negociaciones entre patronal y sindicatos avanzan en temas menores como el traslado de algunos festivos, pero están lejos del acuerdo en asuntos que constituyen el núcleo duro de la reforma laboral que quiere hacer el Gobierno, entre ellos, los tipos de contrato o el control del absentismo.

De la marcha de las conversaciones han dado cuenta los agentes sociales a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en las reuniones mantenidas hoy con los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, y en la de ayer con el presidente de la CEOE, Juan Rosell.

Según fuentes cercanas a la negociación, sólo se pactará el traslado de algunos festivos al lunes más cercano, la ampliación de las materias laborales que se acogerán a la solución extrajudicial de conflictos y mejoras en el sistema de formación continua, asuntos que las partes esperan cerrar la próxima semana.

Patronal y sindicatos están de acuerdo en evitar largos “puentes” como el de diciembre, en el que se juntan las fiestas de la Constitución (6 de diciembre) y la Inmaculada (8 de diciembre), pero la discrepancia está en que la patronal prefiere cambiar el primero, mientras que los sindicatos abogan por mover el segundo.

También hay discusión en el resto de fiestas que fija el Estado, salvo en los días 25 de diciembre, 1 de enero, 1 de mayo y 12 de octubre que ambas partes coinciden en no trasladar.

Más difícil se presentan las negociaciones en materia de contratación, causas de despido y reestructuraciones de plantilla y ETT, así como para la prórroga del acuerdo de moderación salarial más allá de 2012.

En contratación los sindicatos quieren que se implante el modelo alemán de formación dual (que combina escuela y trabajo remunerado en empresas) y dicen que la CEOE no les ha planteado ni los “miniempleos” (sueldo bajo por menos horas de trabajo) ni la congelación salarial, aunque sí un “crecimiento extremadamente moderado” de los sueldos.

En el contrato de formación las diferencias estriban en que los empresarios quieren quitar el límite de edad -ahora se ha elevado transitoriamente desde los 25 a los 30 años- y que tenga más carácter laboral que formativo, propuestas éstas a las que se oponen los sindicatos.

Por el contrario, el trabajo está “prácticamente culminado” para ampliar el Acuerdo de Solución Extrajudicial de Conflictos (ASEC) hasta 2016 y que se amplíen las materias a tratar, caso de la modificación sustancial de las condiciones de trabajo o las huelgas.

El sometimiento al arbitraje seguirá siendo voluntario, por lo que las empresas que no quieran adherirse deberán comunicarlo y empezar a negociar su propio procedimiento de solución extrajudicial, lo que las fuentes consideran un cambio “sustancial”.

En el tema de la mejora de la formación continua las fuentes tampoco prevén dificultades para que salga adelante el pacto.

Hay consenso en legitimar el papel que tienen los interlocutores sociales a la hora de ofrecer formación y en mejorar la transparencia del sistema y los controles y la evaluación de las actividades que se impartan.

El Gobierno ha dado de plazo a sindicatos y patronal hasta el 7 de enero para que le presenten sus propuestas conjuntas sobre negociación colectiva, contratación, absentismo laboral, solución extrajudicial de conflictos, empresas de trabajo temporal (ETT) y formación.

Tras las reuniones con CEOE, CCOO y UGT, la ministra de Empleo ha destacado en un comunicado la buena disposición al diálogo de los interlocutores sociales, a los que les ha insistido en la urgencia de llegar a un pacto y les ha dicho que tendrán abiertas todas las líneas de comunicación con el Ministerio para ayudar a que finalmente se llegue a un acuerdo.