X
el dardo > Leopoldo Fernández

Tasas aéreas > Leopoldo Fernández

   

Con buen criterio, el Gobierno de Canarias insiste en su solicitud de que el futuro Ejecutivo que presida Mariano Rajoy mantenga las bonificaciones aprobadas para las tarifas aeroportuarias aplicables a los vuelos con origen y destino en Canarias y que el presidente Zapatero aseguró que regirían en 2012, para apoyar al sector turístico y propiciar la creación de empleo, durante el pleno del Congreso celebrado el 21 de mayo pasado. El portavoz del Gabinete de Paulino Rivero considera que dicho mantenimiento es “una cuestión de honor” y “un asunto de bandera” a la vista de los beneficios que ha aportado a las Islas en estos momentos de crisis. La alarma sobre la eventual supresión de esas ayudas se ha suscitado tras unas declaraciones de José Manuel Soria, quien se mostró partidario de que el PP suprima una parte de ellas, en concreto la que premia a las compañías que incrementen el número de viajeros a o desde Canarias, manteniendo en cambio -lo que parece lógico- un sistema igualitario para todas las líneas aéreas que operen con el Archipiélago. Soria no ha detallado las razones que amparan su idea, pero no creo que me desvíe de su parecer si afirmo que lo hace porque en las actuales bonificaciones Air Europa, Iberia y Spanair no se comen una rosca, lo cual resulta cuando menos injusto, ya que apenas se benefician por el aumento de pasajeros y la implantación de nuevas rutas, que han estimulado algunos mercados emisores. Las tasas aeroportuarias son el nutriente principal de AENA, la entidad pública encargada de la navegación y gestión de los aeropuertos civiles españoles, y comprenden varios apartados, como aproximación, aterrizaje, seguridad, prestación de servicios y utilización del aeropuerto. Estas tasas nada tienen que ver con las ayudas a las rutas aéreas deficitarias en Canarias (comunicaciones de El Hierro y La Gomera con Tenerife y Gran Canaria, y entre las dos islas mayores), declaradas de obligación de servicio público y fuera del libre mercado por ser deficitarias, ni con las ayudas directas que otorga el Gobierno canario -y algunos cabildos y ayuntamientos- a algunas líneas aéreas, casi siempre de bajo costo, para promoción, eventos, etc., ni tampoco a la compensación por residencia en Canarias que paga el Ejecutivo central y gestionan las propias compañías. Las Islas reúnen alrededor del 15% del tráfico aéreo español y el 18% de los pasajeros, estimándose que cada ruta diaria aporta al año 50.000 turistas y unos ingresos de 45 millones de euros. La rebaja de tasas ha incrementado el turismo al competir mejor con destinos más baratos del norte africano y sureste europeo, que tienen tarifas tiradas de precio.