X

Todo un año lleno de arte

   

En Tenerife no hay enero, obra de Cristóbal Tabares que abre el calendario 2012 de Fuentealta. / DA

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

“Lo interesante de esta experiencia es que reúne a gente muy diversa, que ha hecho escultura, fotografía, diseño digital, pintura… Y esa variedad, ese carácter multidisciplinar es justo lo que me parece más atractivo: no puedes resumir todas esas ideas en una sola”. Quien esto afirma es Cristóbal Tabares, uno de los creadores canarios seleccionados por Fuentealta y el Tenerife Design Festival para figurar con sus obras en el calendario 2012 de la marca de agua canaria.

El motivo

En Tenerife no hay enero es el título, precisamente, que posee la obra con la que Tabares ilustra el primer mes del calendario, un proyecto que a su vez tiene como leitmotiv la leyenda 2012 Transmite. “La única premisa para este trabajo conjunto -detalla Cristóbal Tabares- era que la obra tenía que estar relacionada de alguna forma con el mes asignado y que el tema del agua estuviera presente”. “Por eso -añade-, decidí continuar con la misma línea de trabajo que he estado desarrollando últimamente, la reproducción de vistas áreas de ciudades, y elegí una del Lago Martiánez del Puerto de la Cruz”.

El artista tinerfeño apunta que, al desarrollar un Máster de Arte, Territorio y Paisaje de la Universidad de La Laguna, optó por explorar desde la pintura las vistas aéreas de áreas en expansión del Archipiélago. “Me he dedicado a pintar zonas que me crean ciertos conflictos, donde echas en falta una mayor planificación, algo que, visto desde el cielo, se pone aún más en evidencia”.

De forma que para dar continuidad a este proyecto estético, y también de alguna manera social y urbanístico, eligió uno de los enclaves más emblemáticos de la ciudad turística por excelencia. “Al mismo tiempo, con la imagen del Lago Martiánez que recreo -continúa-, intento reflejar esa idea que suelen tener los turistas de cómo es un enero en Tenerife”.

En defensa de la pintura

Pero hay otro elemento que pone de relieve Cristóbal Tabares al enfrentarse a su obra. “En un mundo donde imperan las nuevas tecnologías en la reproducción de la imagen, y de las que yo también me valgo, casi que resulta anacrónico recurrir a la pintura, en este caso, al óleo sobre lienzo”. “Precisamente, algo que suena tan antiguo como es pintar a partir de una fotografía es lo que quiero reivindicar: recalcar que has elegido ser pintor y que vas a seguir adelante en ese empeño. Aunque con ello te sitúes en cierta forma contra la moda, porque puedes tener acceso a esas imágenes a solo la distancia de un click del ratón del ordenador”, apostilla.

Un último aspecto que no quiere pasar por alto Cristóbal Tabares en esta conversación con DIARIO DE AVISOS al aludir al calendario impulsado por la firma Fuentealta tiene que ver con sus artífices. “Somos artistas jóvenes que quieren abrirse camino en una época extremadamente complicada -subraya el pintor tinerfeño-, de ahí que el hecho de que una empresa como Fuentealta se haya querido unir a nuestra apuesta por el arte y nos haya dado una oportunidad de este tipo también es algo muy relevante”.