X
... y no es broma > Conrado Flores

Trabajadores arrepentidos > Conrado Flores

   

Un reciente estudio elaborado en España por Monster, una conocida multinacional norteamericana de reclutamiento y búsqueda de empleo en internet, pone de manifiesto que el 40% de los trabajadores de nuestro país de arrepiente de su comportamiento tras las cenas de empresa. Es más, el 5% de los encuestados asegura que han perdido su empleo por pasarse con el alcohol, o insultar a un compañero durante las mismas.

La conclusión más clara fruto del análisis de estos datos es que las cenas de empresa son un peligro potencial para los trabajadores, tanto a nivel profesional como personal. Es evidente que el alcohol desinhibe, sólo hay que ver las tertulias nocturnas de Telecinco o Intereconomía. Bajo sus efectos decimos lo primero que nos viene a la cabeza, nuestro apetito sexual se hace evidente ante nuestro objeto de deseo y somos más propensos a la risa tonta. El problema es que en las cenas de empresa es habitual beber alcohol y no es fácil integrarse en un grupo cuando tú te has bebido dos cocacolas y tus compañeros dos botellas de Viña Norte. Si no bebes te sientes fuera de sintonía y adviertes que esos chistes que se cuentan a tu alrededor y que provocan sonoras carcajadas no son para tanto. Ahí reparas en que tus compañeros están “colocados” y eso es lo que los convierte en auténtica pólvora.

Cualquier chispa o cualquier cambio de temperatura en el ambiente puede provocar desde un éxtasis de amor fraternal o la formación de un coro de voces mixtas, hasta un despido disciplinario por ofensas verbales y embriaguez habitual.
Hay que ir con pies de plomo porque en las cenas de empresa todo se ve a través de un cristal de aumento. Si eres un tipo que caes bien, esa noche te dirán que eres el mejor amigo que han tenido jamás.

Si eres una compañera atractiva, esa noche te dirán que están dispuestos a abandonar a su mujer e hijos para fugarse contigo a Bora Bora. Y si eres un jefe calvo, esa noche te dirán que estás calvo. Es lo que tienen los borrachos: son sinceros.

Tú no lo tengas en cuenta, al día siguiente el 40% de ellos se arrepentirá.