X
educación >

UGT niega los datos de CC.OO. en educación concertada

   

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El sindicato Fete-UGT afirma en un comunicado de prensa que el coste de la enseñanza concertada en Canarias no supone ni el 10% del presupuesto educativo de la Comunidad Autónoma, en contra de lo asegurado la pasada semana por Comisiones Obreras (CC.OO.), basándose en un informe de su gabinete de enseñanza, al que restan toda “credibilidad”.

Para Fete-UGT, que precisa que no participó en ese informe y que el representante del sindicato que estuvo en la presentación del estudio a los medios lo hizo a título personal CC.OO. usa “datos incorrectos con el único objetivo de disfrazar de rigurosidad su ataque a la educación concertada”, por lo que califica su actitud de “demagógica e irresponsable”. Manuel Navarro Ramos, secretario insular de Enseñanza Privada de Fete-UGT Tenerife, achaca esta iniciativa al “desconocimiento” de la realidad de la educación concertada que tiene CC.OO., toda vez que ha perdido “estrepitosamente” su representación sindical en el sector donde Fete-UGT es la organización mayoritaria.

Navarro se pregunta por la procedencia de los datos que utiliza el informe debido a su “inexactitud”, y critica, además, “la forma intencionada en que se ponen erróneamente” en relación, con la intención de llegar a la conclusión que pretenden demostrar. Así, señala que ni las cifras sobre el presupuesto educativo de 2011, ni los datos de escolarización en Canarias coinciden con la información publicada en el BOE y la página web de la Consejería de Educación, fácilmente accesibles para todo el mundo a través de Internet.

Los fondos gestionados por el departamento autonómico ascendieron a 1.638 millones de euros en 2011 -no 1.582 como refleja el citado estudio-, y en el mismo curso escolar el alumnado fue de 186.803 en Infantil y Primaria, ámbito al que hace referencia expresa el informe, y no 340.000 como refleja CC.OO., señala Navarro. “Ni siquiera contando la ESO y Bachiller, los alumnos canarios alcanzan esa cifra (299.512)”, apunta. Asimismo, sostiene que tampoco es válida la distribución de los alumnos en función de la titularidad de los centros que aporta el estudio.