X
MEGÁFONO > MONTAÑA SAN ROQUE

Un barrio en las alturas

   

Pendiente del camino de San Roque, muy cerca del casco histórico de La Laguna. / FRAN PALLERO

J. F. JURADO | La Laguna

Es la fachada Este de La Laguna y posee las mejores vistas posibles del casco histórico Patrimonio de la Humanidad. Dos características que dan sentido al enorme valor estratégico de la montaña de San Roque, un enclave que, pese a hallarse próximo a la principal zona comercial y administrativa del municipio, mantiene un claro aroma rural, con abundantes viviendas de autoconstrucción, cultivos aquí y allá, algo de ganado y limitados accesos viarios.

Hoy es el lugar de residencia de más un centenar de familias, gente de avanzada edad en su mayoría. Hace tiempo ya que se dejó de construir en la zona, en parte, como consecuencia del rechazo de los propios vecinos a una urbanización agresiva de la montaña. La excepción fue la Vía de Ronda, una infraestructura que, a cambio de mejorar la conexión con la Comarca Nordeste, fracturó San Roque en distintas zonas residenciales, que van desde la trasera de la plaza del Cristo hasta el barrio del Timple, junto a la urbanización de la Verdellada.

Su ubicación en altura le permite contar con unas vistas inmejorables del casco histórico de La Laguna. Pero también le ha convertido en residencia del principal parque de antenas que alberga el municipio. Una infraestructura que no gusta nada a los vecinos y que, en algún momento, ha sido razón de alarma por parte de éstos. Consideran que tal concentración de antenas está teniendo serias consecuencias para su salud.

Así lo denunció el pasado mes de febrero el Grupo Municipal Socialistas, entonces en la oposición y ahora en el grupo de gobierno. El líder en aquel momento de los socialistas, Gustavo Matos, llegó a anunciar su intención de pedir a la Universidad de La Laguna, y concretamente a la Facultad de Medicina, la realización de un estudio de salud que certificase el grado de afección que estas antenas tienen en las personas que habitan en sus proximidades.

Según ha manifestado el presidente de la Asociación de Vecinos La Montaña de San Roque, Fernando Palmero, “desde hace poco más de diez años ha aumentado el número de muertes por cáncer entre la población joven y de mediana edad de la zona”, un hecho que atribuyen a la presencia de estas estructuras.

El barrio también se queja de cierto abandono por parte de la administración municipal.

El deseo del Ayuntamiento de dotar a San Roque de un perfil más turístico, aprovechando el potencial de su mirador y sus senderos, no ha calado entre los habitantes de la zona, como lo confirma el resultado de la consulta realizada durante la tramitación del nuevo Plan General.

Los vecinos rechazaron cada una de las propuestas que les fueron planteadas en esta dirección.

Entre ellas la de construir “algún método mecánico de elevación” que facilite la conexión peatonal entre el casco y la montaña.

La gente de San Roque son partidaria de obras más sencillas, como mejorar la vía principal del barrio o abordar de una vez el parque periurbano de la ladera.