X
da2 > diario de tu hijo

Un dulce, un cepillado

   

Títeres de la representación Dracuries. | DA

INMA MARTOS | Santa Cruz de Tenerife

El Colegio Oficial de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife presenta su obra de teatro de títeres Dracuries para la promoción de la salud bucal en la infancia. Los niños de más de una veintena de colegios de toda la Isla tendrán la oportunidad de asistir a esta representación gratuita en sus propios centros escolares.

La compañía teatral Garabatosh-k ha sido la elegida para la creación de esta obra de entretenimiento que además promueve la higiene y los hábitos saludables para mantener una boca sana.

El lavado diario de los dientes, las visitas al dentista y otras recomendaciones como las limitaciones a la hora de comer dulces y golosinas a favor de alimentos más saludables como la fruta, son algunos de los aspectos incluidos en el guión.

Padican

Asimismo se presenta la ortodoncia como un tratamiento que no debe avergonzar a los niños que lo llevan ya que no solo ayuda a tener unos dientes alineados y estéticos sino que, además, es importante para una masticación adecuada y evitar futuros problemas.

Durante la representación se recuerda también la existencia del Programa de Atención Dental dirigido a los niños y adolescentes y que cubre económicamente las visitas al dentista para numerosos servicios. La caries, las infecciones bucales, el cepillado para evitar el mal aliento y otras enfermedades, la moderación a la hora de comer golosinas o, bien, la incidencia en que hábitos como fumar son perjudiciales, son algunas de las nociones que los niños tendrán la oportunidad de aprender mientras disfrutan.

Según indican desde el Colegio de Dentistas, para la elaboración de los guiones de Dracuries se ha tenido en cuenta que los conceptos sean sencillos y de fácil comprensión para las edades a las que va dirigida la representación: niños de Educación Primaria.

La obra

Durante la primera semana después del estreno, más de 600 escolares han podido disfrutar de las aventuras del conde Dracuries y la condesa Cariegen, fabricantes de golosinas que persiguen el objetivo de que los niños canarios acaben teniendo caries y otros problemas de salud oral.

El conde Dracuries, vive actualmente en la isla de Lobos y quiere expandir su negocio de dulces y golosinas a toda Canarias, por lo que envía un email a unos asesores para que le visiten y organicen la operación.

Al mismo tiempo un grupo de estudiantes provenientes de Tenerife están de excursión en Isla de Lobos, pero el día que debían regresar, comienza una fuerte tormenta por lo que se suspenden todas las salidas de los barcos. Aburridos y cansados de esperar en el puerto, Jonay y Yaiza logran escabullirse del grupo y deciden hacer una exploración por su cuenta. Es así como llegan al faro Martiño y descubren que esta habitado por el conde Dracuries y la condesa Cariegen.

Los chicos son recibidos por el conde que les confunde con los asesores que espera, pero pronto descubren que no son las personas esperadas pero que además poseen unos espectaculares y saludables dientes.

Por lo que se esmeran en hacerles comer todas las golosinas que ellos fabrican. Así comprobarán el poder de sus dulces. Con los que pretenden invadir el mundo, para llenar de caries a todos los niños y niñas y dejarlos sin dientes.

Para completar así la venganza en contra del ratón Pérez que hace siglos se llevo sus colmillos y no les volvieron a salir.